La Leyenda de los Orejas Largas y los Orejas Cortas de Rapa Nui

Ago 1 • Body Mod • 9099 Visitas

Cuando regresas de la mágica Isla de Pascua es inevitable que te quede dando vuelta en la cabeza por un buen tiempo todo lo que en ella convive y en especial el misticismo que encierra tan especial lugar. Y eso fue precisamente lo que me pasó a mí.

Aparte de ser una isla repleta de simbolismos mágicos y de una flora impactante, Rapa Nui posee una rica cultura en cuanto al arte corporal y que aún se mantiene (en menor grado, claro) entre sus habitantes a modo de homenaje hacia sus antepasados. En ese sentido en lo primero que me fijé fue en el aspecto de los moais, que se pueden encontrar en absolutamente toda la isla, particularmente en sus orejas ya que habían muchos con sus lóbulos alargados y otros menos que tenían orejas “normales”, así que me puse a averiguar con abuelitas locales y el mismo Moko Mae (único tatuador pascuence de la isla) al respecto.

 

 

La historia es la siguiente, cuenta la leyenda pascuence que el primer ariki (rey) de la isla fue Hotu Matu’a en el siglo IV, quien junto a su familia y un grupo de prisioneros llamados “Hanau Momoko” llegó al ombligo del mundo con el fin de huir de las grandes inundaciones que pronosticaban los sabios maoris en la tierra de Hiva, mítico lugar de donde provenían.

Se organizaron en dos tribus llamadas “Ko Tu’u Aro” al norte y “Ko tu’u Hotu Iti” al sur, ambas supervisadas por el ariki y con una marcada gradación de clases prácticamente inamovibles conformadas por clanes de guerreros, sacerdotes, escultores, artesanos, pescadores, campesinos y constructores. Estos también estaban separados por jerarquías, dos en particular formadas por los Hanau Eepe mejor conocidos como “Orejas Largas”, quienes en ese entonces al ser descendientes directos del ariki provenían también de divinidades y decoraban sus orejas con expansiones hechas de madera y otras materias primas, las cuales mientras más grandes fueran mayor jerarquía representaban desempeñándose como guerreros, sacerdotes y artesanos. Por otro lado estaban los Hanau Momoko también conocidos como los “Orejas Cortas” (pese a no ser ese el significado real de la palabra) y quienes al desempañarse en los estratos más bajos al ser pescadores, campesinos y especialmente constructores de moais, no tenían el privilegio de modificar sus lóbulos.

 

 

Debido a esta jerarquizacion de la sociedad rapa nui es que la mayoría de los moais existentes aún en la isla poseen lóbulos alargados en sus orejas, ya que los Hanau Eepe mandaban a realizar estas enormes estructuras a los Hanau Momoko para conmemorar a sus ancestros y nuevos difuntos de la tribu. Pero eso no pasó por siempre ya que se dice que ocurrió una guerra civil y los Orejas Cortas (el pueblo común) se levantaron contra la clase dominante, los Orejas Largas (clase dominante), con la consiguiente destrucción de algunos altares ceremoniales, la creación de sus propios moais y el posterior abandono de las canteras en las que se tallaban estas esculturas.

Pese a que la procedencia concreta de esta importante modificación corporal en la cultura rapa nui aún es un misterio, esta leyenda es sin duda un aliciente para que nos adentremos en la cultura de este hermoso lugar y quién sabe si queramos conocer o regresar a la isla como es mi caso.

 
 
Por Dana Riffo
 

Posts Relacionados

« »