Shibari: Las Cuerdas del Silencio

Jul 1 • Body Mod • 5834 Visitas

Más popular que nunca se ha vuelto el arte de las cuerdas silenciosas que buscan provocar diversas sensaciones a quienes han tenido la suerte de presenciarlo en vivo y, en especial, a quienes lo practican. Estoy hablando del Shibari, expresión que occidentalizado se refiere al sensual Bondage mundialmente famoso desde hace un par de años gracias al (sinceramente sobre valorado) libro de “50 Shades of Grey”.

Primero que todo, debo aclararles un par de terminologías para que sepamos de lo que estamos hablando realmente. La traducción a occidente de Shibari es Bondage, pero ésta es una traducción que no recoge lo que es en esencia el Shibari que se refiere netamente al atar cosas. La palabra correcta para esta práctica es Kinbaku (atar intensamente y suspender a una persona), pero los occidentales cuando comenzaron a conocer el arte de atar en Japón, al escuchar un sin fin de palabras, sencillamente lo relacionaron más al Shibari que a su expresión por ley.

 


 

Como di a entender, su origen es japonés y hay distintas versiones al respecto pero la más popular es la que habla de los samuráis en el Imperio Edo, quienes empezaron a utilizar la técnica del atado porque era una herramienta que no pesaba prácticamente nada (una cuerda de yute o cáñamo pesa muy poco) y que se podía meter en cualquier espacio para ser transportada. Ellos descubrieron que cuando tenían un enemigo que habían herido en el campo de batalla, generaba un miedo extremo a todo el entorno cuando a este herido en vez de finiquitarlo en el campo de batalla, era dejado maniatado para que la climatología o las alimañas acabaran con su vida. Pero cuando este arte llega al occidente, se le otorga el sentido de tratamiento sensual y erótico popularizado especialmente en internet y algunos videos.

El Shibari se ha ligado a la subcultura del arte corporal debido al sentido de experimentar sensaciones con distintos métodos. En este caso, se busca a través del bloqueo de sangre por medio de las cuerdas el lograr una sensación de alivio y placer en la zona opuesta no presionada, considerando como base el jamás provocar daño alguno a la persona atada. Es por esto lo fundamental de informarse de antemano, sobre el maestro de cuerdas con el cual se realizarán las ataduras y la suspensión posterior, ya que por su popularidad han salido a la palestra muchos supuestos maestros con prácticamente nada de experiencia y ética, que finalmente logran hacer más daño que el conseguir una satisfactoria sensación.

 


 

Así que ahora que ya están al tanto de lo que significa e involucra practicar Shibari, está en sus manos orientarse de la mejor forma si quieren experimentar con estas míticas cuerdas de 7 metros.

 
 
Por Dana Riffo / Fotos Dana Riffo
 

Posts Relacionados

« »