Apache

Abr 13 • Historias de Tinta • 434 Visitas

“Prende la máquina que ya estoy listo para el tatuaje” así tal cual y hasta con consejos para que cuiden sus tattoos es que Apache, el rapero más importante de Venezuela, por tanto amor a la tinta le hizo una canción como homenaje llamada por supuesto “El Tatuaje”. Y es que basta y sobra con verlo para notar que así como me lo confesó, tiene una sería y maravillosa adicción a las agujas.

Pionero en la música urbana venezolana, inició su ascendente carrera en el mundo del Hip Hop hace ya casi 20 años junto al reconocido grupo “Cuarto Poder” y hoy en día, sigue cosechando triunfos como solista. Logros que precisamente lo traen a Chile con el fin de presentarse este sábado 14 de Abril en un esperado show en Club Chocolate.

Gracias a esta visita pude tener unos minutos con Apache para fisgonear y capturar un poco de su pasión por el tatuaje y así, dejarles a continuación su propia Historia de Tinta.

 


 

¿Qué llegó primero, la música o la tinta? “La tinta vino con la música, en el 2000 más o menos tuve mis primeros tatuajes que fueron una cruz y la cara de un toro por mi signo Tauro. En ese entonces ya estaba incursionando en la música con mi primer grupo “Cuarto Poder”, quienes fueron los que me presentaron a un tatuador llamado Joaquín y que está viviendo actualmente en España. Él fue el primero que me tatuó. Definitivamente el tatuaje llegó a mi vida junto a la música.

Esa primera cruz me la hice por mamá, ya que ella es muy católica y bueno aproveché de hacérmela con el fin de que lo aprobara. Fui de poquito en poquito, porque a mi mamá no le gustaban mucho los tatuajes, por eso fue que la complací primero a ella con la cruz y le dije “Mira Mami lo que me hice” (jajaja).

Me di cuenta que era como una adicción para mí, porque no podía parar, no sé, me pasa algo extraño con lo del dolorcito y lo de las agujas, eso junto al sonido y todo lo que se mezcla en ese momento en el que te estás tatuando. Así que empecé a hacerme más, más y más y hoy en día la verdad es que no sé ni siquiera cuántos tengo porque no he parado desdfe entonces. Jamás me los he contado, pero sí soy muy amante del tatuaje e inclusive le hice un tema llamado “El Tatuaje” que salió en mi disco “Afinando”, mi segunda producción, en homenaje a todos los tatuadores de Venezuela en especial y del mundo.”

 


 

Venezuela se caracteriza por tener excelentes exponentes en realismo, ¿alguno de tus tatuajes tiene ese estilo? “Pese a que en Venezuela hay muchos tatuadores de realismo, ese estilo no ha sido mucho de mi primera opción, pero sí hay un personaje con el que quiero hacerme un tatuaje realista y se llama Darwin. Él está ahorita en Nueva York, pero lo conozco porque he visto lo que le hizo a Canservero que es pana de nosotros, el tatuaje de una culebra.

Hay otros tatuadores de mi país también con esa técnica que están dándole muy, muy, muy duro.”

 

¿Te tatúas siempre cosas significativas o ya estás en un nivel en el que como tattoo collector eso da lo mismo? “Mis tatuajes en su mayoría son realizados en momentos significativos pero hay algunos que han trascendido. Tengo tatuado el nombre de mi madre, el de mi papá, como parte de un homenajes a mi familia. Tengo un gran tatuaje en mi espalda que me representa a mí en posición de meditación, sin rostro pero con el bindi en el entrecejo que yo llevo tatuado en mi rostro también por el tercer ojo. Tengo en el torso la hoja de la cannabis que me gusta mucho. Tengo unos símbolos de reiki para sanación a través de la posición de manos, porque estoy muy involucrado con el plano espiritual. Tengo el ChoKuRei y el Seeki también tatuados por esa razón.

Llevo unos espermatozoides por mi hija y como símbolo de la vida.
Tengo tatuado mi símbolo de “Apache”, que era cuando yo tenía el pelo afro y mi hija estaba pequeña. Tengo también una guitarra, porque me gusta mucho ese instrumento y ahora estoy tomando clases. Llevo mi fecha de nacimiento. Casi todos para mí han sido significativos y tienen algo que contar.”

 


 

Fuiste de los pioneros del rap en Venezuela, ¿fue también así en el ámbito del tatuaje? Me refiero a que ya habían raperos tatuados o se veían muy pocos comparados con otros estilos musicales? “El rap comenzó a adquirir más tarde al tatuaje en relación con otros estilos, eso por lo menos ocurrió en Venezuela, creo que los rockeros sí estaban mucho más tatuados que los raperos en esa época. Pienso que parte de nosotros en “Cuarto Poder” como por ejemplo “Psycho”, que es con quien estoy trabajando ahorita, fue quien también me introdujo mucho a la onda de los tatuajes y debido a eso una serie de personajes comenzaron a tatuarse en Venezuela y así fue que empezó la movida, que colaboró con el comienzo de esa fiebre del tattoo como le decimos nosotros.”

 

¿Y las mujeres raperas en Venezuela? “Pocas, muy pocas se tatuaban pero como se hace un evento todos los años organizado por un personaje muy famoso llamado Emilio, ahora con eso se ha incorporado a muchas chicas. Es una convención de tatuajes muy atractiva por la competencia que se lleva a cabo con invitados del extranjero que hacen charlas y que también están súper modificados, con mujeres súper tatuadas y como te digo ahora se ven cada vez más mujeres tatuadas allá en Venezuela.”

 


 

¿Sabías que acá hay muchos tatuadores venezolanos trabajando en Chile? “No sabía que habían tantos, pero sí me contactó un muchacho que está acá para tatuarme pero no sé si me darán los tiempos. Me tatué ahorita cuando estuve de gira en Europa, porque tuve un poco más de tiempo. Lo hice con un Venezolano que está trabajando allá en la tienda en Barcelona, fue buenísimo, se llama Jacob y con él me tatué mi logo. En Bogotá también fui por tinta, este año tuve la oportunidad de tatuarme con Joseph un tatuador muy bueno que utiliza también la técnica del tebori. Siempre que puedo y viajo, mientras tenga el tiempo, trato de tatuarme como para tener ese recuerdo de cada país.”

 

¿Tienes o tuviste a algún tatuador de cabecera? “Sí, ese tatuador es Leo Tattoo. Él es venezolano y está ahorita allá. Después de que me tatué con Joaquín, mi primer tatuador, mis otros tatuajes fueron con Leo y de ahí en adelante él fue quien esculpió casi todo mi cuerpo a punta de tatuaje.”

 
 
Por Dana Riffo / Fotos Dana Riffo
 

Posts Relacionados

« »