Guillermo Cornejo

Feb 20 • Historias de Tinta • 4806 Visitas

Para Guillermo Cornejo la música ha sido parte fundamental en su vida y los tatuajes que lleva son prueba de aquello. Incluso, mientras tocaba bajo en su adolescencia con su conocida banda de punk melódico “Peor es Nada” creó su propia tienda de ropa llamada “Nothing” bajo el concepto “music clothes”, dos hitos muy particulares que son parte fundamental de su historia de tinta que a continuación nos cuenta.

“Cuando empecé a tatuarme debo haber tenido unos 20 ó 21 años, estaba viejito ya y partí con un tatuaje en la pierna con 8 estrellas que simbolizan a mi familia (con mucho significado pero no muy buen resultado jajaja). Ese tattoo lo hice a escondidas de mis papás y aunque les había comentado muchas veces a ellos lo que quería hacer, cuando les conté que en serio lo iba a hacer la verdad es que mi viejo como es muy “hippie”, le dió lo mismo y simplemente se reía, pero mi mamá me odió! Me quería echar, desheredar, todo el cuento y bueno, cuando volví a la casa luego de habérmelo hecho, lo primero que ella hizo fue revisarme entero y lo hizo durante toda una semana hasta que pilló el tatuaje, pero al final no pasó nada de lo que prometió hacer si yo me tatuaba (jajaja).”

“Después del primero, para mí se volvió un hábito y aunque jamás pensé que me iba a tatuar, después de que le pierdes el miedo y rompes esa primera creencia sobre el tatuaje incluso lo vuelves parte de ti. Es una locura súper personal que solamente la gente que está tatuada puede entender y comentar. Hay que rayarse para entender el cuento.

Luego me tatué cuando mi abuela se fue, en la parte interna del brazo izquierdo, un lugar que particularmente duele harto y lo hice justamente ahí por lo mismo, ella fue la que me crió toda la vida, mientras mis viejos trabajaban ella era la que me cuidaba cuando me enfermaba, la que me limpiaba las heridas cuando me caía, la que me daba comida y me recibía cuando llegaba del colegio, entonces era justo y necesario hacerlo en una zona que de verdad jamás olvidara. A partir de ahí me tatué la marca de mi tienda de ropa, un bajo para recordar cuando yo tocaba en “PEN”, un lápiz porque fui profesor en un Instituto Técnico Profesional, un Ganesh porque la historia del mundo hindú y hare krishna siempre estuvo muy cercano a mí y porque la historia de este dios es particularmente muy entretenida y siento que me representa mucho, también tengo las clásicas estrellas y sakuras que son esa típica época medio oriental que yo tuve cuando yo tocaba en bandas pop punk y estaba de moda todo ese cuento más new school melódico, incluso cuando sentí que pasé mi etapa de niño me cerré el brazo con una flor de loto para terminar la etapa de infancia y juventud y empezar el ciclo de la adultez. Pero aún queda bastante lienzo por rayar.”

“En particular ocupo los tatuajes para marcar ciertos hitos importantes en mi vida, independiente de cómo quede el tatuaje o si en ese momento me gusta y luego no, es para recordar momentos súper importantes y que me sirven para reafirmarme de vez en cuando. Tengo 33 años y claramente me seguiré tatuando, falta dedicarle uno a un amigo que se fue al cielo, algunas cosas puntuales que me están pasando ahora como el haber vuelto a estudiar y lo seguiré haciendo cuando lleguen mis hijos, cuando se vayan mis padres y así cada una de las cosas importantes que vayan ocurriendo en mi vida.”

 

 

Posts Relacionados

« »