Pablo Holman: Manteniendo los Acordes con Colores Propios

Abr 27 • Interviu • 8627 Visitas

Ligado desde muy pequeño a la música debido a su padre y por sobre todo, gracias a haber sido parte de uno de los fenómenos musicales juveniles más importantes de nuestro país, “Kudai” , todos conocimos a Pablo Holman como un lienzo en blanco que poco a poco fue llenándose de colores y que hoy en día, continúa con su metamorfosis radicado en la república azteca. Transformación que no sólo se basó en su apariencia, sino que también y como era de esperar, se proyectó en su gran pasión: la música. Hoy en día vemos a un Pablo empoderado de sí mismo y con proyectos musicales mucho más representativos de sí mismo a su haber como lo fue el extinto “Lillyput” y actualmente lo es “Entertain the Beast”, en los cuales la tinta y los acordes se entrelazan evidentemente. Hoy y luego de 9 años viviendo en México, nos cuenta cómo ha sido su cambio de paradigma en un país diferente en cuanto al arte en general y principalmente entorno a nuestra amada tinta.

 

 

Estás fuera de Chile hace un par de años, ¿cómo ha sido para ti enfrentar el cambio cultural en cuanto al arte en general y puntualmente, frente a lo que pasa con la música y los tatuajes? Más que un par de años diría yo, ya voy a cumplir 9 años viviendo en México (jajaja). Pero exacto, generalmente como chileno veo cosas con las que este país funciona de manera distinta y afectan el “core” de lo que uno estaba acostumbrado. En temas de arte, música y tattoos, acá hay una gran exposición de todo, es un país con demasiado cultura. Muchas SG, mucho tatuador joven y viejo, muchos amigos y expos todo el tiempo. Para mí en realidad no ha sido dicíficl esa parte, ya que muchos de los que estamos en el medio del arte y del tatto nos concemos y hemos colaborado en varias cosas.

 

¿Cómo has vivido tu evolución y proceso creativo como músico luego de emigrar a México? Ha cambiado en 360 grados diría yo. Actualmente toco en una banda que se llama “Entertain the beast” y nada de esto sería posible sin haberme venido para México y si no se hubiera separado Kudai. Aunque cabe decir que Lillyput (el segundo proyecto que tuve después de Kudai) fue un éxito acá. Fuera de eso, estoy constantemente vinculado al medio trabajando con venues, prensa, promotores y viendo la música desde otro ángulo, además de metalear en vivo que es lo que más me gusta. Priceless.

 

¿Desde cuándo empezó tu amor por los tatuajes y porqué? Tenía 14 años y fue a raíz de que iba al Portal Lyon en Santiago. Fui a hacerme mi primera expansión de 2mm y como me gustó la tienda a la que llegué y la onda que tenía, todos los días después del colegio pasaba al Portal a saludar. Así comencé una relacion con el Moncho Rubilar de la banda Lupus, que también es perforador y el Hernán Medina que es tatuador. Después de varios meses de ir a visitarlos y pasar rato con ellos, recuerdo decirle a Hernán “Hazme un tattoo”y ahí comenzó todo (jajaja).

 

 

¿Desde cuándo empezó tu amor por los tatuajes y porqué? Tenía 14 años y fue a raíz de que iba al Portal Lyon en Santiago. Fui a hacerme mi primera expansión de 2mm y como me gustó la tienda a la que llegué y la onda que tenía, todos los días después del colegio pasaba al Portal a saludar. Así comencé una relacion con el Moncho Rubilar de la banda Lupus, que también es perforador y el Hernán Medina que es tatuador. Después de varios meses de ir a visitarlos y pasar rato con ellos, recuerdo decirle a Hernán “Hazme un tattoo”y ahí comenzó todo (jajaja).

 

¿Buscas plasmar recuerdos importantes con tus tatuajes? Pocos de ellos significan algo concreto en realidad, lo que sí, es que cada uno se hizo en un momento de mi vida por algo y eso vale la pena recordarlo. También, muchos ya fueron cambiados o “covereados” pero sin duda cada tatto en cada persona es característico y sólo parte de esa persona.

 

¿Cuál crees que es la conexión innegable entre la tinta y la música? Como por ejemplo en el caso del rock siendo lo más evidente. La gente tiende a hacer la conexión. Si un señor o señora ven a un tatuado o es delincuente, músico o artista (jajaja) a pesar de que hoy por hoy hay mucho. En un país como México yo soy un “wero” es un poco impactante. Fuera de eso, la música acá está al 100% conectada con el tattoo y el arte en general.

 

 

Siguiendo con lo mismo, ¿alguna vez has sentido una simbiosis entre la creación musical y la necesidad en lo emocional de plasmar algo en tu piel, en un proceso especialmente creativo? Sí, como comenté antes, los tattoos que me hago ahora por ejemplo van más enfocados a mi manera de pensar actual y a la música que escucho. Pero finalmente para mí, los tattoos se dan de un minuto a otro. Aparecen diseños en el momento y me los hago u otros que guardo para el instante correcto. Al estar tocando el bajo en “Entertain the beast” por el motivo de sus letras, por supuesto que veo muchos demonios y a satán y me dan ganas de plasmarlos en mi piel. Aunque la verdad, lo llevo en el corazón 😉 Así que escuchen “Entertain the beast”y lo sabrán!

 

A la hora de tatuarte, lo haces siempre con los mismos tatuadores o te gusta variar a los artistas? Varío poco a menos que sea un amigo de USA o de otra ciudad de México que viene por algún tiempo. Generalmente recurro a los mismos, ya que para mí la relación artista/tatuado es muuuy importante, por temas de dolor, trance y otras magias que ocurren al pintarme de colores la piel.

 

Para cerrar, ¿qué otros proyectos de tinta y música vienen para ti? En cuanto a la tinta pretendo llenarme, siempre lo digo pero ahora sí que por temas de plata es difícil a ratos. En la música estoy enfocado al 100 en mis clases de bajo y de “Entertain the beast” y ayudando a más bandas a emerger y crear escena metal en donde se pueda.

 
 
Por Dana Riffo y Griz Zúñiga / Fotos SACRIFICE SW, Deadliest Clothing y Martha Poly
 

Posts Relacionados

« »