Ra Diaz: El Bajista Chileno que Sigue sus Sueños

Nov 5 • Interviu • 2906 Visitas

Hay que tener cojones para seguir nuestros sueños y en especial, para dar el todo por el todo con el fin de seguir a nuestro corazón. Un vivo ejemplo de ello es Roberto “Ra” Diaz, bajista chileno que en busca de alcanzar sus metas y seguir aprendiendo emigró a Los Ángeles, California, para codearse con los mejores músicos a nivel mundial. Hoy, en esta semana especial del viaje que tuvo nuestra Griz a L.A., nos cuenta sobre su evolución, sus ganas de seguir adelante como bajista, su pasión por los tatuajes y la delgada línea que hay entre la música y la tinta.

 

 

Estás fuera de Chile desde el 2010, ¿cómo ha sido para ti enfrentar el cambio cultural en cuanto al arte en general y puntualmente frente a lo que pasa con la música y los tatuajes? La verdad no ha sido tan difícil. Por suerte suelo adaptarme bastante rápido donde sea que vaya. De Chile me fui a México, donde si bien nunca había ido, ya tenía amigos viviendo allá, y cuando me fui de México a California, fue un proceso similar, aunque mucho más simple porque ya había visitado el lugar mil veces. Siempre es más fácil cuando llegas a un lugar en el que ya tienes gente conocida que te ayuda a adaptarte y para mostrarte más o menos como funcionan las cosas. También muchas veces mis auspiciadores me conectan con gente que vive en las distintas partes a las que voy y eso es siempre entretenido. Sobre el arte y los tatuajes, los ves por todas partes, sobretodo aquí en Los Ángeles. Casi todos los meses hay convenciones gigantes, cada dos cuadras te encuentras con un tattoo shop y hasta en el supermercado las mamás andan tatuadas hasta el cuello paseando con los niños. Es hermoso! (jajaja)

 

¿Cómo has vivido tu evolución y proceso creativo como músico luego de emigrar a L.A.? He crecido muchísimo como músico y como persona aquí en L.A., sobretodo porque musicalmente me he visto enfrentado a muchísimas situaciones que nunca había vivido, estilos de música que jamás había tocado, etc. La ciudad es tan grande que se puede tocar todos los días en un lugar distinto, lo que a su vez te obliga a practicar mucho o incluso aprender canciones a último minuto cuando te llaman horas antes de una pega, todo eso. Algunas veces me han llamado a tocar y no me mandan ni lista de canciones, he llegado y todas las canciones son de bandas que ni conozco o que nunca he tocado y hay que aperrar no más y aprenderlas en el momento siguiendo al resto. Eso me ha ayudado muchísimo a desarrollar el oído, sobretodo pasa más o menos lo mismo cuando toco en distintas iglesias “negras” tocando gospel, que es algo que no se experimenta mucho en Chile. Como no crecí en L.A. no conozco necesariamente todas las canciones típicas de acá, pero me he hecho buena fama con los músicos porque saben que aperro a todas, que soy responsable y que voy a poner siempre todo de mi parte y eso, es lo que me ha llevado a trabajar con músicos de bandas como Red Hot Chili Peppers, Rage Against The Machine, Beastie Boys, Biohazard y un sin fin de otras bandas que crecí escuchando.

Creo que eso es lo más lindo de esta ciudad y lo que a uno lo mantiene siempre inspirado, el saber que si tienes una mentalidad positiva, buena actitud y eres responsable, puedes cumplir eventualmente las metas que te propongas.

 


 

¿Desde cuándo empezó tu amor por los tatuajes y porqué? Mi amor por los tatuajes siempre ha existido. Desde niño muchas de las bandas y músicos que admiraba estaban todos tatuados y sentía que representaban una actitud y estilo de vida que me representaba bastante y me sentía identificado. Eso sí, esperé bastante para hacerme mi primer tatuaje porque me lo hice recién el 2009, a los 25 años.

 

¿Crees que el tatuaje como arte al igual que la música ha sido una manera de expresión para ti? Definitivamente.

 

¿Qué buscas recordar con tus tatuajes? Trato de marcar momentos. Los tatuajes que tengo me los he hecho cuando sucede algo importante en mi vida. Desde conocer a alguien, cambiarse de país, lograr un sueño, hasta el nacimiento de mi primer sobrino y cosas así. A veces los diseños no van necesariamente relacionados con qué significa para mí el tatuaje la verdad, pero yo recuerdo que ese tattoo me lo hice en tal momento de mi vida y eso es lo que me gusta. Es como que de repente algo pasa y “sientes la obligación de tener que hacerte un tatuaje nuevo”.

¿Cuál crees que es la conexión innegable entre la tinta y la música? Como por ejemplo en el caso del rock siendo lo más evidente. Más allá del look y eso, creo que es el estilo de vida. Siempre he sentido que tanto los músicos como los tatuadores tenemos un estilo de vida bastante similares. Viajar para todas partes, estar lejos de la familia a veces por pega, cosas así. De hecho tengo amigos que son tatuadores y músicos al mismo tiempo. Por lo general conoces a uno y a los cinco minutos te das cuenta que es uno de los tuyos, nos vestimos similar, escuchamos las mismas bandas, conocemos a la misma gente, etc. Uno de mis auspiciadores es la marca de ropa Sullen Clothing, que trabaja directamente con muchos de los mejores tatuadores del mundo y me ha tocado en distintos eventos compartir bastante con todos los tatuadores y se siente muchísimo lo que te digo. Lo mismo sucede con pintores, fotógrafos y artistas en general. Somos todos como de una misma especie.

 

 

Siguiendo con lo mismo, ¿alguna vez has sentido una simbiosis entre la creación musical y la necesidad en lo emocional de plasmar algo en tu piel, en algún proceso especialmente creativo? Sí, todo el tiempo, y no sólo a mí, sino que a muchísima gente que conozco. Seas músico o trabajes en un banco, creo que todos necesitan de vez en cuando expresarse de alguna manera y el tatuarse es cada día una opción más popular y válida para hacerlo, mucho más que antes. Creo que al igual que una canción, un tatuaje es algo que va ligado 100% a lo emocional e incluso puede sanar muchas cosas y ayudar a superar o lidiar con ciertas situaciones.

A la hora de tatuarte, ¿lo haces siempre con los mismos tatuadores o te gusta variar a los artistas? Me he tatuado con varios. En Chile me tatué con Georgi Abusleme, Hernán Medina y Amaro Vega. En México me tatué con Lalo Silva y Daniel Fernández. En U.S.A. me he tatuado por ahora con Em Scott y Jason Brown. Algunos de los tatuadores que te nombré me han tatuado más de una vez y otros sólo una, pero no hay motivo muy específico detrás de eso. La verdad no es que me proponga tatuarme con distintas personas o sólo una, es sólo que a veces cierto tatuaje sientes por lo que significa para ti que deberías hacerlo con cierta persona, creo yo. Por ejemplo el último tatuaje que me hice con Em Scott yo sentía que por algún motivo debía tatuarme con una mujer, ni sé por qué pero así tenía que ser y así lo hice.

Para cerrar, aparte de este nuevo tattoo ¿qué otros proyectos de tinta vienen? En Marzo estaré de gira por Sudamérica con una banda y pasaré por Chile. Aprovecharé de quedarme unas semanas para ver a mi familia, y también me gustaría mucho tatuarme nuevamente con Georgi de Amor Real. Quiero terminarme el brazo derecho y hace tiempo que le vengo advirtiendo que apenas llegue a Chile tendrá que tatuarme (jajaja). También he estado pensando en hacerme el pecho, pero eso lo quiero hacer acá en L.A. en un futuro ojalá no muy lejano.

 
 
Por Dana Riffo y Griz / Fotos Griz
 

Posts Relacionados

« »