Dolor, a veces no tan dulce dolor

Abr 29 • Tattoo • 11949 Visitas

Cuando nos realizamos un tatuaje, dependemos mucho de la resistencia que tengamos al dolor, aunque tenemos que admitir que hay zonas particularmente sensibles y que debemos tener en cuenta, principalmente si es nuestra primera incursión en este arte. Así que para abordar este intenso pero necesario tema, me dispuse a describir las más agudas zonas de dolor, según varios datos investigados, mi experiencia y lo que he consultado a amigos tatuados y tatuadores, por lo que espero pueda servirles a modo de referencia.

 

 

Pie (empeine): Al ser una zona casi sin grasa, no existe nada salvo la piel que amortigüe el golpeteo de la aguja sobre el hueso. Además recomiendan hacer el tatuaje (dependiendo de su complejidad) en por lo menos un par de sesiones para así evitar que la zona se hinche de manera exagerada.

 

Costillas: La zona es ideal para realizar grandes rayados, pero un tatuaje en las costillas duele y mientras más arriba sea, más doloroso se vuelve. Es una región en que la piel es más delgada y existen muchas terminaciones nerviosas superficiales, por lo que no está recomendada si es tu primer tatuaje. Yo por ejemplo no pude terminar el mío luego de 3 horas (lo bueno es que no se nota).

 

 

Detrás de la oreja y todo el cráneo: Al ser lugares en que la piel también es bastante delgada y se encuentra el hueso más cercano a la superficie, es una zona no recomendada si eres una persona con poca tolerancia al dolor. Me tocó ver hace unos años a un amigo mientras le tatuaban la cabeza y a simple vista se notaba que no lo estaba pasando nada de bien y la inflamación se notaba de inmediato.

 

Genitales: Son una de las zonas del cuerpo con mayores terminaciones nerviosas y por lo mismo tiene una mayor sensibilidad, esto se debe a que una de las funciones de esta parte del cuerpo es precisamente el generar placer, por lo que si estos nervios son estimulados de manera agresiva (digamos con una máquina con agujas) se producirá un alto nivel de dolor.

 


 

Pero tal como el nombre de nuestra página, Dolor Dulce Dolor, dependerá de la tolerancia que cada uno de nosotros pueda tener el si somos capaces de resistir en una zona más compleja. Y por supuesto, debemos recordar que el dolor finalmente es pasajero, pero un tatuaje durará para siempre.

 
 
Por Jorge Latrille
 

Posts Relacionados

« »