Lo que Hay que Preguntar Antes de Contratar a un Tatuador

Feb 15 • Tattoo • 4796 Visitas

Pese a que tengo muchos amigos que tatúan y a que sigo conociendo a un sin número de nuevos tatuadores al paso de los días, siempre es un tema para mí probar una nueva mano, especialmente porque a más información también hay más preocupación. Y bueno, si esto me pasa a mí me imagino lo abrumante que puede ser para las personas que por primera vez se están tatuando y que al tener que vincularse con un caballero de la tinta, no saben qué está bien o mal a la hora de elegirlo o qué preguntas debieran hacerle para poder quedarse tranquilos y depositar su confianza para que plasme su tatuaje tan esperado. Así que a continuación les dejo 6 cosas que deben preguntarle sí o sí a su nuevo tatuador antes de concretar una sesión con él y así lograr que la única ansiedad que exista el día previo sea por el tatuaje en sí y no por nervios de un potencial resultado posterior terrible o por el dilema de lo que pueda pasar.

 

 

Conocer la experiencia previa como tatuador y sus años en el negocio: Sin importar si es para un diseño customizado o si es un flash, la habilidad y experiencia de un tatuador es lo que finalmente va a determinar la calidad de un tatuaje una vez terminado. Es por esto que siempre vale la pena tomarse el tiempo para comparar a distintos artistas y conocerlos más allá de una cuantas imágenes en Instagram, para poder preguntarles sobre su experiencia y su trayectoria en el mundo del tatuaje. Es acá donde se obtiene lo que se paga y a menos experiencia puede que encuentren valores más bajos, pero como les mencioné en un post anterior sobre lo que se debe pagar por un tatuaje, lo barato cuesta caro.

 

Pedir su portafolio, revisarlo con atención y preguntar sobre sus capacidades: Si quieren saber si un tatuador en específico será capaz de realizar lo que tienen en mente, tienen que preguntárselo y pedirle referencias de algún trabajo previo que haya hecho, que pueda servirles de muestra netamente para no crearse falsas expectativas que luego provocarán una desilusión en vez del enamoramiento hacia su nuevo tatuaje. Por ende la mejor manera de hacerlo es pedirle un portafolio de fotos de su trabajo previo, ya sea digital o a modo de álbum de fotos. Esto les servirá para poder evaluar al tatuador objetivamente en nivel y la calidad de trabajo.

 

Asegúrense de que no use drogas mientras trabaja: Este es un tema especialmente delicado y precisamente en el que algunos de los tatuadores que conozco se caen habitualmente y es el mantenerse sobrios mientras trabajan. Pese a que es una pregunta difícil de hacer a una persona que acaban de conocer, es fundamental que la hagan para evitar dolores de cabeza posteriores y esto se los digo por experiencia propia. No es por ser conservadora ni nada de eso, cada uno sabe lo que hace y cómo prefiere quemar el tiempo, pero en este sentido se trata de un trabajo que requiere conciencia absoluta de lo que se está haciendo y de no ser así, aumentan las posibilidades de cometer uno o varios errores en un soporte que no permite la goma de borrar ni el ctrl+z. De todos modos tampoco debemos ponernos paranoicos con esto, por lo que les recomiendo hablar del tema si ven algo particularmente preocupante al respecto o sencillamente, si su tatuador les dice que va a ir a fumar algo antes de comenzar con la sesión. Un tatuador sobrio = Un tatuaje bien hecho.

 

 

Verifiquen y conozcan el sistema de esterilización de insumos: Pese a que llevo muchos años tatuándome, siempre se agradece que cada vez que lo hago, luego de montar su mesa mi tatuador de turno se de el tiempo antes de cada sesión de mostrarme uno a uno los insumos que utilizará junto a sus fechas de esterilización y aunque son los menos, es algo que si no se da de forma espontánea tal cual lo hace mi tatuador de cabecera Jaco Abarca, entonces es algo que deben exigir y preguntar antes de comenzar con cualquier cosa. Esto se debe a que la esterilización es la mayor preocupación que tenemos que tener a la hora de decidirnos por un tatuaje, sencillamente porque es lo único que evitará que podamos adquirir enfermedades o la infección posterior de nuestro tatuaje. El estudio debe tener un autoclave como mínimo y entregarnos la garantía de que está funcionando en buen estado y para ello pueden pedir el informe de pruebas mensuales de esporas, que verifica la eficacia propia de cada unidad. Estas pruebas son de bajo costo y una práctica que espero sea obligatorias dentro de poco en Chile junto a los certificados de artistas del tatuaje, todo esto para garantizar nuestra seguridad como clientes y la de ellos como tatuadores.

 

Saber cuál es el sistema de higiene del estudio y sus protocolos de eliminación de material contaminado: Después de conocer el sistema de asepsia, deben tener claro cuál es el método de higiene que posee el estudio de tatuajes. Me refiero en primer lugar a que el artista debe hacer uso de artículos desechables como guantes de látex o nitrilo, alusa plast para cubrir la mesa de trabajo y el lugar donde nos ubicaremos como lienzos, bolsas para cubrir todas sus máquinas y equipos, etc. Cada cosa que entra en contacto con la sangre o los guantes de un tatuador debe ser cubierto para protección y desechados después de cada tatuaje . Nada nunca debe volver a entrar en su envase original y esto incluye la tinta, el agua y el ungüento que se utilicen. Después de un tatuaje, las barras de agujas deben colocarse inmediatamente en un contenedor para material contaminado, el que debe contar con una tapa para retener los objetos punzantes a la espera de la recogida e incineración por una organización que realiza la eliminación de residuos de forma profesional. Si esto lo hacen de manera correcta en el estudio en cuestión, entonces podrán ver los recipientes de residuos de riesgo biológico en cada uno de los puestos de los tatuadores que ahí trabajen.

 

Post venta y cuidados posteriores: Siempre es importante tener por sabido cuáles son los cuidados posteriores que el tatuador recomienda seguir al hacerse un tatuaje, pues con este asesoramiento de su parte podremos saber cuán responsable es como profesional. El artista debe utilizar métodos adecuados de primeros auxilios para limpiar su tatuaje al terminarlo y proporcionar una cobertura adecuada, junto con algunas instrucciones de cuidado para evitar la posterior infección de éste. Otro punto importante en cuanto a lo posterior en la realización de un tatuaje, es saber cómo responde el tatuador o el estudio en caso de disconformidad del cliente o si el tatuaje luego de unos días necesita un retoque de colores o trazos. Es mejor tener en cuenta esa información antes de encontrarnos con sorpresas desafortunadas.

 

 

Luego de estos infaltables para hablar con su próximo tatuador, no me queda más que decirles que por su propia seguridad no pasen por alto estas preguntas para su artista ni cualquier otra cosa que por más tonta que parezca quieran saber, pues es lo único que les dará la confianza y seguridad que necesitan para tener un buen resultado es tener claro desde el comienzo dónde y con quién se están involucrando, porque será el responsable de darles un tatuaje que llevarán para toda la vida.

 
 
Por Dana Riffo
 

Posts Relacionados

« »