Maud Wagner: La Primera Mujer Tatuadora

Nov 2 • Tattoo • 2786 Visitas

Los tatuajes y el género femenino han estado ligados desde sus inicios, pese a lo que muchos piensan debido al machismo que se lleva desarrollando en el rubro del tatuaje desde aproximadamente el año 1850.

Las tradicionales geishas solían decorar sus cuerpos con hermosas piezas de arte. Por otra parte, actualmente hemos conocido gracias a la televisión e internet, mujeres que interesadas por este arte, no sólo lo han plasmado en su cuerpo sino que también han decidido ponerse del otro lado de la máquina y expresar su visión del tatuaje.

 

 

Las mujeres tatuadoras como Kat Von D, Megan Masacre o la próxima invitada a Summer Ink del 2016 Tatu Baby son herederas de la gran Maud Wagner, una mujer que se abrió paso siendo reconocida como la primera mujer tatuadora profesional en el mundo occidental.

Nacida en 1877 en Kansas, Estados Unidos, esta precursora y empoderada mujer se dedicaba a las acrobacias y al contorsionismo en diversos circos itinerantes. Y fue precisamente en uno de estos espectáculos que conoció al “hombre más artísticamente tatuado en América”, don Gus Wagner.

 


 

En 1907, la pareja comienza su relación con la condición de que Gus le enseñara a Maud su oficio. Después de muchas lecciones, salidas y noches de práctica, se casaron y tuvieron una hija llamada Lovetta, la que a los 9 años ya realizaba sus primeros tatuajes.

Luego de abandonar el circo, el matrimonio se dedicó a trabajar de manera independiente en ferias y salas de juego en las que sorprendían a los asistentes con sus diseños, los cuales realizaban utilizando la técnica stick and poke (del cual ya nos habló nuestra Bárbara Mondaca en su artículo).

 


 

El aporte de la Sra. Wagner es innegable y debemos agradecer a ella y a quienes han aportado con su grano de arena a que la cultura del tatuaje crezca cada vez más, alejándose de los prejuicios y el sexismo.

 
 
Por Jorge Latrille
 

Posts Relacionados

« »