Mi Nuevo Tatuaje se Mojó… Y Ahora Qué Hago? :O

Nov 30 • Tattoo • 23822 Visitas

Hace unos 15 años atrás y hasta hace no mucho, existía un particular mito respecto a los tatuajes recién hechos y el agua, en especial cuando nos referíamos a no meternos al agua del mar ni a la piscina porque supuestamente “se nos podía caer el tatuaje”. Importante y atemorizante frase que sin duda a más de alguno de nosotros nos hizo entrar en pánico con la clara idea de no hacer tal de mojarnos el tatuaje bajo esas condiciones. En lo particular la primera vez que lo escuché con sólo 15 años entré un poco en pánico y se me pasaron muchas imágenes por la cabeza (en especial porque siempre he sido muy literal) de tatuajes tipo “cuero” flotando por la piscina con atmósfera de película de terror gringa de los 80`s.

 

 

Nadie sabe de dónde salió esa idea loca, pero la verdad es que aunque no va más allá de un dato muy freak y falso, tan equivocado el que la ideó no estaba, pues pese a lo descabellado que pueda sonar y aunque las verdaderas consecuencias no sean precisamente el que en lo concreto se nos desprenda de la piel nuestro nuevo tatuaje tal cual fuera un sticker, estos deben estar alejados de cualquier agente patógeno, especialmente si es húmedo. Si bien un nuevo amigo de tinta en nuestra piel necesita una dosis de agua y humedad restringida a su limpieza diaria para su correcta cicatrización, en lo práctico los tatuajes no pueden estar en contacto con el agua salada (mar) y la de la piscina, sencillamente por un tema de higiene y para evitar potenciales infecciones debido a la particular condición que tienen estos dos spots en los que tratamos de capear el tirano calor del verano.

 

Cuando el agua es buena:

 

-El agua es necesaria para nuestro nuevo tatuaje exclusivamente cuando se utiliza agua potable y limpia con un poco de jabón antiséptico para higienizar la zona en cuestión, con el fin de desinfectarla y liberarla del plasma excesivo generado por nuestro propio cuerpo a modo de suero protector y para eliminar los residuos de tinta que van siendo expulsados por la piel de forma natural. La idea es realizar limpiezas entre 2 a 3 veces al día, en las cuales podamos masajear suavemente la región para facilitar dicha limpieza. La idea en particular es que aparte de mantenerse limpio, el nuevo tatuaje también evite la formación de costra que luego sólo dejará manchas o cicatrices al caer.

 

 

Cuando el agua es mala:

 

-Un tatuaje fresco nunca debe ser sumergido en una piscina o en el mar durante la fase de curación, ya que de ocurrir, estará expuesto a un sin fin de virus y agentes dañinos para la nueva tinta y nuestro organismo, que al ser absorbidos pasarán directamente por el torrente sanguíneo provocando potenciales infecciones muy delicadas.

 

-Los productos químicos en el agua de la piscina pueden provocar erosiones e irritaciones en la piel expuesta, que no son buenas para nuestro nuevo tatuaje y que podrían acarrear complicaciones posteriores y una mala cicatrización de éste.

 

-Cuando se ha formado inevitablemente una costra, si ésta se mantiene húmeda por un periodo de tiempo largo se ablandará provocando la aceleración de su caída y/o la adherencia de elementos infecciosos e incluso la proliferación de hongos que sólo entorpecerán la curación del tatuaje.

 

 

En resumen amigos y lejos del mito que les conté al principio, un tatuaje recién hecho debe mantenerse siempre limpio y debidamente humectado con ungüentos adecuados como el Matikomp, Bepanthol, Aquaphor o el que prefieran para su tipo de piel y desempeño diario, siendo ésta la única dosis recomendada de agua y la cual tiene como fin proteger y no saturar. Nuestra nueva pieza debe ser tratada como una herida expuesta y propensa a infecciones de no ser cuidada adecuadamente. Así que como moraleja, si acaban de tatuarse o están pensando en ir por tinta fresca, entonces manténganse lejos de las piscinas y de la playa para evitar las tentaciones de las que les conté en un antiguo post y que les pueden costar caro. Y bueno, si su tatuaje se moja inevitablemente, límpienlo, séquenlo, huméctenlo y todo andará bien.

 
 
Por Dana Riffo
 

Posts Relacionados

« »