Mitos del Embarazo Versus los Tatuajes

Jul 23 • Tattoo • 4991 Visitas

Muchos de nosotros nos hemos realizamos tatuajes para conmemorar fechas o acontecimientos que marcan nuestra vida y en este sentido, cada vez son más las mujeres que para celebrar un embarazo, deciden realizarse un nuevo tatuaje.

Existen diversos mitos relacionados con el tema e incluso hemos recibido un par de preguntas de nuestras amigas que quieren saber más acerca de qué tan ciertos son y por ello en este post trataremos de aclararlos. Nos acercamos a expertos en la materia y consultamos a varios médicos para que nos ayudaran a aclarar un poco más el panorama.

 

 

Estudios de Tatuajes y Embarazadas: Debemos tener en consideración que muchos estudios de tatuajes profesionales se niegan en realizar tatuajes a mujeres embarazadas, ya que a pesar de tomar todas las precauciones sanitarias, el tatuaje podría infectarse posteriormente y afectar la salud tanto de la madre como la del no nato.

 

Estudios en la Materia: En la actualidad, no existen tesis médicas sobre la relación o contraindicaciones existentes entre tatuajes y embarazo, pero por los diversos cambios hormonales que afectan al cuerpo de las mujeres durante la gestación, en algunas personas se pueden producir alergias a la tinta si se realiza un tatuaje durante este periodo. De igual manera la cantidad de tinta que recibe el cuerpo, que por lo general es inocua para una persona adulta, al ingresar al torrente sanguíneo y entrar en contacto con el embrión podría afectar el desarrollo de éste por su toxicidad, así que es preferible evitar la tinta durante el embarazo.

 

Expansión de Tejidos: Durante el embarazo, el cuerpo femenino sufre una transformación drástica en la que zonas como el abdomen, caderas y/o muslos aumentan su tamaño debido a las propiedades elásticas de la piel, por lo que un tatuaje en esas zonas (existente o durante) se podría ver alterado en tamaño o incluso por estrías si no se toman las precauciones de otorgar colágeno extra a la piel de la zona afectada. De todos modos, de aparecer estas desagradables estrías en zonas sin tatuajes éstas pueden ser cubiertas por talentosos artistas del tatuaje que son expertos en realizar “cover up” en cicatrices y estrías, aunque deben tener en cuenta que para realizarlos debe pasar un buen tiempo, alrededor de 2 años, para que al ser tatuadas no se dañen y tengan un buen resultado.

 

 

Epidural y Tinta: Al momento del parto, hace años atrás en Chile no se permitía aplicar la anestesia epidural en mujeres que tuvieran tatuajes en la zona lumbar, ya que se consideraba riesgoso al haber la posibilidad de ingresar pigmentos de éste durante la aplicación de la anestesia. Por suerte para muchas mujeres y a diferencia de lo que ocurre aún en Noruega en donde se prohibe, actualmente esta anestesia sí se aplica en casos de madres tatuadas, aunque es preferible que el tatuaje ya tenga cierto tiempo y no se encuentre todavía “fresco”. En caso de duda, siempre es preferible consultar directamente a su médico de cabecera y al anestesista que les tocará para no llevarse dolorosas y molestas sorpresas de último minuto.

 

Volviendo a la Tinta: Si han tomado la opción de tatuarse ya sea para conmemorar a su hijo o simplemente para tapar la cicatriz de su cesárea o de las estrías con una pieza de arte, les recomendamos que esperen un tiempo a que su cuerpo vuelva a la normalidad y principalmente a que finalice el periodo de amamantamiento, esto debido a que el cuerpo de la madre debe permanecer durante este periodo lo más desintoxicado y natural posible, ya que todo lo que afecte al cuerpo de la madre será traspasado al hijo por medio de la leche, es por ello los expertos recomiendan esperar por lo menos seis meses luego de haber terminado de amamantar.

 

Esperamos haber aportado un poco de información útil sobre este importante tema para muchas mujeres, pero de todos modos nos gustaría saber si alguna de ustedes ha tenido algún problema con sus tatuajes durante el embarazo? Si es así cuéntenos por favor su historia en los comentarios que están abajo.

 
 
Por Jorge Latrille / Fotos Dana Riffo
 

Posts Relacionados

« »