Nuestro Tatuaje, Mi Tatuaje: Tatuajes Juntos pero no Revueltos

Nov 9 • Tattoo • 5766 Visitas

Una tendencia que nunca pasa de moda es la de realizarse tatuajes con más personas, independiente de las circunstancias y lejos de lo romántico.

El mito de que sólo las parejas incurrían en esta práctica se ha ido derribando cada vez más con grupos, parejas de amigos y/o de hermanos que se realizan un tatuaje en conjunto, incluyendo hasta padres con sus hijos o abuelos con sus nietos.

 

 

La decisión de tatuarse es en sí muy compleja, desde la importancia de un diseño acorde, hasta un tatuador de gran calidad profesional que trabaje en nuestra piel, todo es de alta complejidad, pero si a esto le sumamos el realizarlo con otra persona, es aún más difícil. Claro, hay quienes se realizan tatuajes en conjunto con sus hermanos, lazo que nunca se rompe, como también hay quienes lo realizan con amigos y, aún más difícil, con parejas. Por lo que si junto a alguien muy especial para uds. están pensando en inmortalizar su lazo para siempre, a continuación les dejaré 4 puntos que deben tomar en cuenta para que esta idea se concrete como todo un éxito:

 

El Diseño: Muchos tatuajes de dos o más personas, no necesitan responder precisamente al nombre del otro, sino que al contrario, en los últimos años la tendencia ha sido la realización de algún tatuaje que represente algún concepto para quienes lo plasman en su piel, desde un símbolo inventado hasta una frase particular. Ahora bien, existen tatuajes duales en que la forma y estructura sólo se define con ambas partes, pues cada una tiene en su piel una parte del diseño, tal cual fuera un rompecabezas.

 

 

La Ubicación: No es necesario que el lugar en donde se realice sea el mismo, sino que lo realmente importante es que el diseño se mantenga de manera común. Lo interesante de esto es que a pesar de ser el mismo tatuaje ambos personas guardan autenticidad por el solo hecho de ubicarse en lugares distintos. Es decir, un diseño de a dos que funciona perfectamente solo y que no pierde su contenido en sí mismo ni tampoco su emotividad conjunta.

 

El Tamaño: Tal cual la ubicación, el tamaño puede variar dependiendo de cuan audaz o familiarizado con el tatuaje está cada uno de los involucrados, lo que no va a significar que si uno lo hace más pequeño que el resto, esto signifique que está menos comprometido con la relación.

 

Los Colores: Los colores pueden variar perfectamente dependiendo de los gustos de cada uno. En nada variará el significado que tiene su tatuaje si uno es full color y el otro es negro y grises.

 

 

Los pro van de la mano del azar, de manera que si ese lazo se rompe no hay necesidad de cubrirlo o borrarlo, a menos que la carga emocional sea muy grande. Aún así, no deja de ser un tatuaje personal y aunque en algún momento lo hayan llamado “nuestro”, siempre tendrán la garantía de saber que dentro de todo es sólo suyo (aunque haya otro igual, ese puede ser nuestro absoluto secreto).

De la misma manera, es hermoso saber que en el mundo hay una persona que lleva en su piel nuestro mismo diseño, no por casualidad, sino porque juntos decidieron realizarlo y que, vayan donde vayan, siempre estarán unidos por algo que jamás podrá perderse o romperse: la piel.

Con mi mejor amigo tenemos el mismo tatuaje hace 10 años, una estrella, yo en la espalda, él en la cadera. Actualmente vivimos en ciudades distintas, por lo que siempre que preguntan por éste contamos nuestra percepción de la historia, sin embargo, siempre que estamos juntos, es un ritual mostrar que es exactamente el mismo y que vayamos donde vayamos siempre será nuestro tatuaje y, a la vez, mi tatuaje.

 
 
Por Cami Avendaño
 

Posts Relacionados

« »