Tattly Parlor: Tatuajes Temporales Casi Reales

Ene 11 • Tattoo • 2993 Visitas

La primera vez de la que escuché acerca de Tattly, fue debido a sus notables y diferentes tatuajes temporales que vendían en línea y que gran sorpresa me llevé cuando supe que han tenido tanto éxito que incluso abrieron un “Tattly Parlor”… Sí, leyeron bien, el primer estudio de tatuajes temporales en el mundo y que la está rompiendo entre los gringos. Pero esta genial idea vuelta realidad no ha causado tanto furor por nada, sino que este casi estudio de tatuajes abierto en el medio de un centro de arte en Brooklyn, Nueva York, permite a vírgenes, miedosos o comunes mortales el experimentar una semi real sesión de tatuaje de forma casi perfecta.

 

 

El espacio del Tattly Parlor está tan bien diseñado que incluso ha podido engañar a más de algún tattoo collector que ha pasado por fuera que interesado en volver a tatuarse, no ha aguantado las ganas de preguntar y entrar para solicitar una hora con alguno de los artistas que ahí trabajan y como no iba a pasar esto, si todo el lugar está diseñado para permitir que los clientes vivan el “ser tatuados” en su máxima expresión, por medio de sillas profesionales, flash colgados en las paredes a modo de galería de arte y “tatuadores” que permiten hacer la transferencia de los tatuajes temporales a la piel.

 

 

El valor de sus tatuajes temporales varía entre los US$25 y US$40 para ser aplicados en el estudio y si quieren comprar sólo el tatuaje sin su aplicación puede hacerse de forma directa desde la comodidad de su hogar ingresando en su sitio web, donde tienen diseños de más de 100 artistas con los cuales la compañía ha trabajado para sus tatuajes, registrados en su base de datos y en sus mismos proyectos.

 



 

Tattly podría convertirse en su próxima y excelente forma de experimentar para quienes aún están temerosos sobre tatuarse o no, ya sea que tengan la oportunidad de estar en Nueva York y probar en este casi estudio de tatuajes o bien, adquiriendo alguno de los diseños de su catálogo desde internet, que podría volverse parte de un regalo especial para algún amigo, un código secreto temporal entre padres e hijos pequeños o incluso, un simple placer culpable para cualquiera de nosotros adictos a la tinta y para novatos conservadores.

 
 
Por Dana Riffo / Imágenes Style.Mic
 

Posts Relacionados

« »