Tatuajes en las Manos: Un Accesorio Imborrable

Sep 28 • Tattoo • 3258 Visitas

Como se me está haciendo hábito, les contaré una nueva infidencia: No le hice caso al post de la Dana del 18 y los tatuajes. Así es, me tatué una de mis manos justamente en estas fechas y esto es algo que ni siquiera ella sabe. Pero tranquilos! Cero arrepentimiento y no tiene mucho que ver con la locura instantánea que se forma para estas fechas. Así que no es que haya fallado a los consejos de la Dana, les recomiendo que nunca dejen de seguir sus sabias palabras en relación a la tinta.

 

 

Hay cargas súper fuertes en las manos. Muchos dicen que es nuestra carta de presentación. Por otra parte, son un medio de comunicación no verbal e inclusive los dedos por sí solos poseen car-gas simbólicas.

Yo me tatué el dedo de la mano izquierda en donde los novios se ponen las argollas. En mi caso, me lo hice sola, sin un otro y marcó un compromiso con alguien que ni siquiera comprendería mayormente lo que esto significa. Es por mi perro y para los perros en general.

En la India las mujeres tatúan sus manos con henna cuando van a casarse con lo que se llama Mehndhi, que son flores y figuras circulares que decoran y marcan este proceso de tanta trascendencia.

 


 

El tener tinta en un lugar de tanta visibilidad conlleva, a mi parecer, una expresión que quiere ser vista, decir algo sin pasar piola, una voz clara que no requiere mayor explicación.

La carga social de cualquier tatuaje no es menor, pero en las manos es mayor aún. A pesar de que nuestra propia invasión de tinta ha hecho que la sociedad acepte esta expresión como un arte, todavía existen lugares donde no son bien vistos, por lo que hacérselo conllevará en sí una controversia de no menor calibre. Por lo que si deciden, en algún caso tatuarse las manos, les recomiendo que estén muy seguros, puesto que borrarlo con posterioridad aparte de ser tremen-damente doloroso, no les asegurará que no quede marca alguna.

Últimamente muchas parejas al casarse han optado por tatuajes en vez de anillos, a fin de darle la carga de perpetuidad a ese compromiso. Pero cualquiera sea la razón, nadie puede mejor que uds. saber la trascendencia de su tinta y las convenciones sociales no pueden ser un límite.

 

 

Por mi parte, esta carta de presentación de la que tanto hablan, dice algo claro que estoy comple-tamente segura nunca querré borrar: mi primer compromiso es con los perros, aún sea que tenga que pisar la corte suprema en términos laborales posteriormente. Y bueno, por otra parte, no existe accesorio alguno que pueda darle tanta belleza a mis manos como estas cuatro patitas caminando.

 
 
Por Cami Avendaño
 

Posts Relacionados

« »