Tatuajes y el Verano: Sol, Agua y Tinta

Feb 24 • Tattoo • 3582 Visitas

Aún nos queda verano y cuando pase, aunque no nos demos cuenta el sol de invierno también puede tener efectos contraproducentes en nuestros amados tatuajes, por lo que no está demás tener en cuenta un par de tips para que esa preciada tinta se vaya con nosotros hasta la tumba sin desvanecerse en el camino.

Tengan un significado o sean por mera estética, los tatuajes para muchos de nosotros se vuelven una inversión en dinero y tiempo que queremos ver reflejada en su permanencia en nuestra piel, especialmente si nos dedicamos por horas a encontrar el diseño y a ese tatuador sin igual que pudiera reproducir nuestra idea en la piel, por lo que las consecuencias que puede tener sobre ellos el verano es un tema que deberíamos tener en consideración.

 

 

Pues bien, para protegerlos en verano y durante el resto del año, han salido muchos productos al mercado en todo el mundo con el fin de otorgar el cuidado necesario para la correcta mantención de nuestros tatuajes, pero la mayoría de estos se basan en dos componentes claves: contienen Vitamina E y un alto factor de protección solar (30 o más). Ya con esto, prácticamente tenemos la panacea para el cuidado, hidratación y posterior permanencia de nuestra preciada tinta casi igual al día que nos tatuamos.

La forma que tienen de actuar estos dos elementos es muy sencilla, por un lado la Vitamina E es un antioxidante por excelencia, que elimina los radicales libres de nuestro organismo mientras retarda el envejecimiento del resto de nuestro cuerpo y en especial el de la piel. El protector solar también cumple la misión de retardar el envejecimiento al mismo tiempo que previene el cáncer a la piel, debido al filtro hidratante que genera para evitar que los rayos UV y UVA lleguen directamente desde el sol a nuestra piel.

Otro factor importante y pese a lo obvio que pueda parecer, es el no exponerse al sol durante largos ratos, pues por mucho bloqueador que tengamos sobre la piel el sol repercute en nuestra tinta de todos modos y se los digo por experiencia propia, ya que para mí es un tema porque surfeo durante el año y mis tatuajes se resienten un montón después de cada entrada al mar. Los colores pierden su brillo e incluso en casos extremos, puede que cambien su tono original como pasa con algunas tintas color menta y blancas, que luego de mucha exposición solar se vuelven cafesosas.

 

 

Así que recuerden que si tienen uno o varios tatuajes, estos se conservarán jóvenes, con sus colores y trazos originales definidos y vivos sólo si los cuidan de por vida, ya que estos no son inmortales al salir del estudio de tatuajes, sino que implican un cuidado permanente, primero para su correcta cicatrización y luego para su mantención. Y como último dato, aunque a veces las ganas son más fuertes y no siempre podamos hacerlo, prefieran el otoño e invierno para tatuarse ya que así en sus primeras semanas de vida, nuestro nuevo tatuaje no tendrá contacto directo con los dañinos rayos del sol, lo que servirá para proteger los colores recién hechos.

 
 
Por Dana Riffo / Fotos Dana Riffo
 

Posts Relacionados

« »