Un Tatuaje Debe Valer lo que un Tatuaje Debe Valer

Ene 20 • Tattoo • 24278 Visitas

Para qué vamos a pisarnos la capa entre súper héroes, si siempre se agradece que las cosas sean baratas o cuesten menos de lo que esperamos, pero hay ciertas veces en las que literalmente lo barato puede costar muy caro y no valer la pena ni en lo más mínimo esas lucas extras ahorradas y, precisamente uno de esos casos son los tatuajes.

 

 

En publicidad se habla de ”caro” v/s “costoso” y acá está la principal madre del cordero de todo… Algo “caro” es literalmente un producto o servicio que no necesariamente debería valer x cantidad de dinero, debido a que su calidad no está directamente relacionada con su precio, por ende algo “bueno” no cabe dentro de la definición de “caro”. Al contrario de esto, algo que es “costoso” o de un alto valor, es un producto o servicio que vale x cantidad de dinero pero del cual no podemos dejar de percibir sus notables cualidades y beneficios. Es decir, una cosa “cara” se ve como un gasto y una cosa “costosa” se considera como una inversión. Y si lo pensamos bien, si podemos darnos el lujo de comprar unas zapatillas o una rica chaqueta que nos durará 2 ó 3 años a un valor de entre los $60.000 ó $70.000, entonces con mayor razón deberíamos saber invertir en un tatuaje de calidad que nos durará para toda la vida.

 


 

Para que puedan tener una referencia a la hora de cotizar su nuevo tatuaje, los mejores tatuadores de nuestro país (Chile) cobran un promedio de entre los $60.000 y $200.000 por sesión (de 0 a 3 ó 4 horas de trabajo) y esto se debe necesariamente a que aplican por lo general la totalidad de los siguientes cinco puntos, que les dejo para que entiendan a qué se debe el valor de un buen tatuaje:

 

1-Materiales: Siempre me preguntan porqué pese a que varios de mis tatuajes tienen mucho más de 6 años se ven como si tuvieran tan sólo 1 año de habérmelos hecho, pues bien, en relación a esto la calidad de los materiales que un tatuador utiliza son fundamentales para evaluar la excelencia posterior de un tatuaje. Me refiero a que si un tatuador ocupa buenos materiales como buenas tintas en especial, nuestro tatuaje puede verse como nuevo durante muchísimos años sin verse desgastado o hecho hace más de 10 años. Pero para mejores materiales como agujas, tintas, máquinas, etc, es necesario invertir más dinero, el cual por razones obvias debe ser amortiguado en el valor que a los clientes se les cobra por tatuaje.

 

2-Horas trabajadas en la Idea y el Diseño: Si queremos un diseño sólo para nosotros y totalmente customizado, antes que todo debe haber un trabajo previo junto a nuestro tatuador para sacar adelante el concepto y la bajada, que en este caso es literalmente el diseño final para nuestro tatuaje y eso lleva tiempo y dedicación.

 

3-Horas trabajadas por Sesión: Esto está ligado especialmente al tamaño de nuestro tatuaje, ya que mientras más grande sea un diseño, entonces más alto será su valor debido a la cantidad de sesiones que se deben realizar y considerando que el cuerpo aguanta entre 4 y 6 horas de dolor intenso como máximo antes de comenzar a reaccionar produciendo demasiadas secreciones, agotamiento, desgaste de la piel y sangre que no permitirán continuar con el proceso adecuadamente y, al igual que nuestra piel, nuestro tatuador después de ese rato estará lo suficientemente agotado como para necesitar un buen descanso visual antes de continuar.

 

4-Calidad y Experiencia del Artista: Al contrario de lo que pasa en el resto de las profesiones en Chile, en este tipo de oficios los años de carrera afortunadamente juegan a favor. Mientras un tatuador lleve más años en el mundo del tatuaje y por ende de experiencia, siempre será mucho mejor ya que su calidad de trabajo irá en alza.

 

5-Grado de Complejidad: No es lo mismo hacer un tatuaje con un lienzo limpio que un cover up que tiene un grado de complejidad superior a cualquier tipo de tatuaje, debido a que para poder ocultar eficientemente un tatuaje no deseado existen muchos factores que evaluar y herramientas-habilidades que aplicar para que haya un buen resultado.

 

 

Así que amigos, después de este post espero les quede claro que los tatuajes son un tema delicado y para toda la vida, por lo que no es conveniente guiarse por lo “barato” para decidirse por un tatuador y mucho menos es para andar regateando su valor, porque como dije antes, lo barato cuesta caro.

 
 
Por Dana Riffo
 

Posts Relacionados

« »