Jenni Rogers

May 1 • Tattoolook • 2828 Visitas

“Hace un tiempo adopté a un pequeño zorzal que estaba herido, me volví su madre nodriza y creció junto a mí incluso decidiendo quedarse conmigo en vez de irse con sus semejantes al momento de aprender a volar. Iba y venía constantemente al ser más grande y un día, cayó muy enfermo a causa de una úlcera que probablemente se provocó por algún alimento envenenado. Lamentablemente murió y eso me afectó en lo profundo. Aprendí muchísimas cosas de ese pequeño ser que poseía un temple y una lealtad a toda prueba, virtudes que quise continuar recordando y por lo cual me lo tatué para poder llevarlo por siempre conmigo.
Lo tengo ya hace 8 meses lo tengo y el artista fue Georgi Abusleme (Chile).”


 

Posts Relacionados

« »