Adrián De la Fuente

May 12 • Tatuador de la Semana • 3915 Visitas

Un vuelco en 360º dio el madrileño Adrián De la Fuente, quien decidió dejar su profesión de Ingeniero en Informática y a su familia y amigos en España, para radicarse de lleno en Argentina sólo con un objetivo, el seguir a la tinta. Hoy dedicado al tradicional americano, nos cuenta sobre su proceso para llegar a convertirse en tatuador y la importancia que tuvo la red de contención sudamericana de artistas que hasta ahora lo ha ayudado a seguir evolucionando en su arte.

 

¿Qué te motivó a ser tatuador? Yo miraba siempre los tattoos que llevaba la gente de mi barrio y también de las personas que estaban ligadas al rock y al punk, que era más lo típico. Tenía un par de amigos que iban bien tatuados y después de mirar un tiempo el qué podía hacerme, me presentaron a Gastón. Él trabajaba en “True Love” de Madrid (la tienda que es de Bara) y cuando entré ahí fue algo totalmente diferente a lo que había podido ver en la calle, o sea, de ver tattoos de un estilo más comercial a entrar a un estudio de tattoo tradicional y realmente ahí darte cuenta lo que era un tattoo importante, que te llena. Bueno, justo en ese lugar fue cuando decidí empezar a tatuarme y entender lo que significaba el tatuaje, en especial el tattoo tradicional que para mí es el más importante. Yo me tatué ya de grande, porque siempre fui un poco “cagón” con la idea (jajaja), debo haber tenido unos 22 ó 23 años y desde entonces no paré.

No decidí tatuar en ese preciso momento, pero me gustó la idea de que cualquier diseño te lo puedas hacer en la piel y pase a formar parte de algo realmente importante. Fue precisamente ahí cuando comencé a interesarme mucho más en el tattoo.

Tuve la posibilidad de viajar a varias convenciones de tattoo acompañando a los chicos de “True Love” y en una de éstas acabé por venir a Argentina, luego de estar acompañándolos por diferentes estudios haciendo estos tours, en una de esas pasadas acá (Argentina) me ofrecieron quedarme de ayudante y fue ahí cuando decidí que era el primer paso. Aunque fuese estar detrás del mostrador, ese era el atajo para poder estar en una tienda de tattoo porque no me imaginaba quedarme en una oficina trabajando toda la vida. Fue decidir hacer un cambio por algo que realmente me interesaba y pese a que fue muy duro al principio, porque tuve que pasar de España a Argentina, dejar atrás a toda mi familia y a mis amigos, tenía que hacer mi camino y quería que fuese por este lado.

 

¿Hace cuánto tiempo que eres tatuador? Llevo 3 años tatuando y los mismos 3 años viviendo acá en Argentina.

 

¿Quién fue tu maestro? No tuve un maestro como tal, pero siempre me dieron una mano. Paraba en el estudio de Gastón con Bara y todos los chicos que siempre me ayudarón. Todo lo que les pregunté, constantemente me explicaron y me dejaban su material, sus referencias. Gracias a ellos y sobre todo a Gastón, que fue a quien más molesté por así decirlo, siempre me explicó todo. Fue el que desde que me vine para Argentina, me hizo los contactos acá y gracias a él fue por quien empecé en este mundo, en este camino. Una vez aquí (Argentina), empecé a viajar y a conocer un montón de gente que me dio la mano. En Chile, tipo, Pablo Esquivel que fue una persona muy importante en mi camino, los chicos de La Daga Negra también. De cada uno de ellos pude sacar algo y aprender. En Argentina lo mismo, todos los chicos que me crucé al igual que los chicos de “Semper Fidelis” en su momento, Fausto, Pablo, Nacho, Juanma y Renzo, que para mí fueron mis grandes amigos cuando llegué. Todos me aportaron para poder arrancar acá, lo que ellos sabían me lo intentaron explicar acá para que mi trabajo fuese mejor. Hoy en día pude viajar con Nacho y Fausto como si fuésemos iguales, pero en un principio yo los tenía en un pedestal porque son gente que para mí tienen un trabajo mucho mejor. Con Pablo incluso ahora tenemos un estudio privado, o sea, trabajo con él todos los días, entonces para mí también fue importante su ayuda.

 

 

¿Cuál fue tu primera máquina? Como empecé a conocer el tattoo en el estudio de Bara, entonces les pregunté sobre máquinas a los chicos cuando me empezó a interesar de verdad el tema de tatuar. Les pedí consejos sobre el tema, ya que me quería comprar un equipo de tattoo y no sabía muy bien qué hacer. Había buscado de oída las Micky Sharpz y cosas así y bueno, Bara me dijo que él hacía máquinas también, así que me aconsejó que me la hiciera, me dijo “No te pido que me la compres a mí pero si te compras una máquina china vas a tatuar mal, porque esas máquinas no clavan por no tener la suficiente fuerza. Entonces aparte de que vas partir a tatuar y no sabes, encima vas a hacerlo con un material que no está bueno, por lo tanto tienes la doble posibilidad de cometer errores. Así que si quieres empezar, te recomiendo que compres buen material, te va a salir más caro pero no vas a fallar. Si realmente te interesa tienes que invertir”. Allá en True Love (Madrid) todos usaban las máquinas de Bara y conseguían trabajos increíbles y bueno, tenía al creador ahí mismo, entonces si se me rompía, desajustaba o cualquier cosa ellos me la iban a arreglar, así que la compré e incluso es la máquina que uso hoy en día.

Durante 3 años he comprado un montón de máquinas y he conocido a muchos fabricantes y de hecho, las últimas máquinas para pintar que compré son unas de Gustavo Celis de Chile y hoy en día las complemento con las de líneas de Bara.

 

¿A quién o qué fue lo primero que tatuaste? Lo recuerdo todos los días porque el primer tatuaje que hice fue a mí mismo (jajaja). Antes de tatuar a otra persona, quería estar bien seguro de que más o menos iba a hacerlo bien. No estaba muy bien cuando lo hice, pero estaba mejor de lo que podía esperar. Antes de estropearle la piel a alguien más y marcársela de por vida, prefería arriesgar conmigo. Me hice una pequeña calaverita con una vela en la cabeza.

 

¿En qué estilo de tatuaje te especializas? Lo que más me gusta es el estilo de tatuaje tradicional americano. Igual para mí hay 3 estilos que siempre van a estar ahí: el tradicional americano, el tradicional japonés y el tribal. Esos son los que van a durar siempre, pero de momento me quedo con el tradicional americano y tengo intención de estudiar el tradicional japonés.

 

¿Quién es tu alter ego? Hoy en día no sigo a algún tatuador en concreto, pero para mí el referente siempre fueron los chicos de True Love en Madrid. Fueron quienes conocí al principio y su trabajo fue el que me inspiró finalmente a tatuar, entonces para mí serán siempre el gran referente, desde el primero hasta el último, comenzando por el recepcionista. Todos fueron los que me inspiraron a seguir este camino.

 

¿Qué crees que hace falta para que culturalmente este arte sea más valorado? En España hay un montón de tatuadores sudamericanos que la rompen, realmente para mí los que más conocí fueron argentinos tipo Bara, Gastón, el Brujo, etc. Muchos de ellos tatúan increíble y se están yendo a Europa. Acá en Argentina está la gente de “Good Times”, Hugo, Seba, Apu y Mauro que la rompen. Tienes también a la gente de “Welldone” como Piranha y Mariano que tiene muy buen nivel. En Chile igual, está Esquivel, Freddy Ampuero que estuvo un montón de años también en Europa, los chicos de La Daga Negra sin ir más lejos me parece que tienen un trabajo increíble.

Se nota que hay gente que se está dedicando al tattoo de forma profesional, no es como antes que capaz la gente tatuaba y no tenían mucha información, hoy en día todos tienen muchísima información y se dedican realmente a trabajar, estudian el tattoo, entonces creo que hay un buen nivel en Sudamérica.

En relación a los clientes, siempre va a depender del tipo de trabajo que vos le ofrezcas, o sea, en Europa pasa lo mismo que acá, mucha gente piensa que el tattoo comercial se sigue haciendo sólo en Sudamérica porque es lo que ven, pero allá también te piden “infinitos” y “pajaritos”, todo lo mismo. Ahí para hacer la diferencia entras vos a ofrecer algo distinto, si no lo haces entonces nunca nadie te va a comprar algo diferente a lo que ya conocen, depende de vos el ofrecer un producto nuevo o no.

 
Book
 

 
Contacto:
Estudio 1900 Tattoo / Argentina
 
adriandelafuente@gmail.com
 
Instagram: xadrian1900x

 

Posts Relacionados

« »