Freddy Ampuero

Ago 31 • Tatuador de la Semana • 5771 Visitas

Simplemente enamorado de la belleza y seriedad que por tantos años nos ha entregado el tatuaje japonés, estilo que le hizo cambiar la visión del tatuaje y en cual se especializó, es que nos encontramos con Freddy Ampuero uno de los padres del tatuaje en Chile que con más de 23 años en el mundo de la tinta nos cuenta sobre el romanticismo de su comienzo y de los inicios de este arte en nuestro país.

 

¿Qué te motivó a ser tatuador? Cuando yo comencé, en esos tiempos, no se veía el tatuaje como algo masivo sino que solamente lo llevaban las tribus urbanas de ese entonces, como los punkies y los trashers y bueno, yo era punkie. Dos amigos un día llegaron con unos tatuajes pequeñitos, uno era del Conde Pátula y el otro era el símbolo de Ozzy Osbourne y se los había tatuado un chico argentino que le decían “El Mariscal”, que era un skinhead que fue de los primeros que yo vi haciendo tatuajes. Quedé loco cuando vi eso y fui con él para hacerme mi primer tatuaje, que en esa época me salió $5.000 por lo que recuerdo, eso fue cuando yo tenía 15 años. Al otro año yo ya estaba armando mi maquinita a motor y mis amigos fueron los carnes de cañón para comenzar con esto.

 

¿Hace cuánto tiempo que eres tatuador? La verdad ya ni lo recuerdo, sólo sé que empecé a los 16 años y pronto cumpliré los 42.

 

¿Quién fue tu maestro? Como en ese entonces no había nada en Chile relacionado al tatuaje prácticamente, todo lo tuve que hacer de forma autodidacta y al principio recurría a dibujo de Fanzines Trashers o a los mismos cómics por ejemplo para inspirarme. Después comencé a crear mis propios flashs cuando comenzaron a llegar las primeras revistas de tatuajes y con eso, me empecé a culturizar sobre la escena norteamericana y pude comprender así que habían diferentes estilos, que en ese entonces aprovechaba de aplicar haciendo de todo para poder aprender. Pero fue más que nada con eso, con las revistas que podías conseguir y la retroalimentación con otras personas que también tatuaban y con quienes tratabas de juntarte como para ir aprendiendo o incluso ibas a tatuarte con los más viejos de la escena como el “Popeye” o el “Camello” y mirabas. Era súper romántico y underground, eso se extraña a veces un poquito.

 

¿Cuál fue tu primera máquina? La primera máquina que tuve fue la que me armé solo. En esos años había que inventar simplemente y eso era precisamente lo bonito. Si veías a otra persona que tatuaba, lo primero que querías era conocerlo para saber qué máquina tenía y cuáles eran las agujas que ocupaba o cosas así.

Al principio me inventé una máquina como del futuro y nada (jajaja), era tan simple como usar un motorcito de juguete que le ponías un botón y aparte te hacías tu biela, tus propias agujas con las que se ocupaban para coser y te ponías a tatuar con tinta china, no había más.

Esa primera máquina igual duro un año y murió cuando se le rompió el motor (jajaja). Actualmente no la tengo pero me habría gustado conservarla.

 

¿A quién o qué fue lo primero que tatuaste? La verdad es que no lo recuerdo mucho, pero si no me equivoco creo que fue un tribal pequeñito que hice para probar el trazo.

 

 

¿En qué estilo de tatuaje te especializas? En un principio yo la verdad es que hice de todo, hice bastante flash. Al principio hacía una mezcla entre el tradicional americano y un poco de new school, era un poco raro. En esa época no había mucho flash y lo llevaba a cosas de mi vida y del día a día. Pero después de eso cuando me fui a Sao Paulo (Brasil) me cambió la cabeza en el ámbito del tatuaje, porque conocí a artistas muy grandes y de renombre mundial como Ivan Sazi y Mauricio Teodoro, fue ahí cuando supe del estilo japonés y me enamoré, sobre todo porque era algo que había que estudiarlo mucho. Tan sólo el hecho de que sean piezas grandes y que esté diseñado para un cuerpo completo me encantó.

El japonés es un tatuaje serio que no te limita, vas a tener 67 años y seguirá viéndose bien en ti, porque involucra fiel y bellamente naturaleza y animales. Fue así como decidí especializarme en él.

 

¿Quién es tu alter ego? Tengo varios. En el mismo estilo japonés siempre me han inspirado el maestro Horiyoshi e Ivan Sazi y por lo demás, hoy en día han salido muchos chicos jóvenes japoneses que antes eran desconocidos, ahora han creado una escuela muy bonita como Horihide que me encanta, por ejemplo. Bueno, también está la pintura japonesa que es la base de todo y que finalmente ha sido la gran influencia para todas las personas que hacen japonés, que se han basado en las obras de Hokusai y Ky¬ōsai.

 

¿Qué crees que hace falta para que culturalmente este arte sea más valorado? Yo creo que entre tatuadores ya está todo más o menos bien. Claramente en la actualidad siempre van a ir más adelantados los chicos que llevan menos años porque ahora hay muchas más herramientas para crecer y progresar. Alguien que ahora lleva recién 4 años tatuando puede estar fácilmente a la par en calidad con un tatuador que lleva 15 años en el rubro, porque las materiales de buena calidad son más accesibles y los medios de comunicación han ayudado a que el avance sea más rápido.

Podría tal vez faltar el tomárselo con un poco más de seriedad, pero si tú vas eligiendo un camino adecuado la seriedad se te va a dar inevitablemente en un punto de tu crecimiento.

En cuanto a las personas, creo que toda esta generación va a estar tan ligada al tatuaje que pasará como en otras ciudades del mundo, en las que pese a que aún hay una generación más viejita que no comprende mucho este arte, en el futuro esos viejitos vamos a ser nosotros entonces ya será tan normal ver gente tatuada o personas que tatúan que la discriminación en este aspecto se va a acabar en los trabajos y en un montón de partes, porque todo el mundo va a tener aunque sea un tatuaje y podrán hacer la diferenciación entre una pieza hecha en un estudio y otra hecha en la prisión y por ende, no se va a poner a los dos casos en el mismo contexto, sino que incluso puede que te de un estatus social, porque para tener ese tatuaje bonito y bien hecho tuviste que pagar dinero.

 
Book
 

 
Contacto:
Estudio Sakura Tattoo / Chile
 
freddytattooart@hotmail.com
 
Instagram: @freddyampuerotattoo

 
 
Por Dana Riffo / Fotos Griz Zúñiga

Posts Relacionados

« »