Macarena Sepúlveda

Mar 10 • Tatuador de la Semana • 8336 Visitas

Con el dibujo como primer amor y un innegable talento innato en el tatuaje, Macarena Sepúlveda pese a su corto tiempo en el mundo de la tinta ha sabido cómo destacarse entre sus pares con un elegante estilo de tatuaje que a nadie deja indiferente y lo que la ha convertido en la tatuadora chilena más prometedora. A continuación nos cuenta cómo las calles de San Francisco la determinaron a convertirse en una tatuadora de tomo y lomo y a qué se debe su particular estilo.

 

¿Qué te motivó a ser tatuadora? Yo he dibujado desde muy chica y desde que tengo memoria que mi mamá me pasaba lapicitos y hojitas para dibujar. Un día cuando estaba haciendo la práctica de Diseño Gráfico con una amiga en San Francisco, California, me dieron ganas de tatuarme, específicamente porque allá hay una calle que está llena de tiendas de tatuaje. Son tiendas muy cuáticas, como “2 Spirit”, por ejemplo, donde ocupan puro negro, incluso muchos de los documentales sobre tatuajes de Vice se desarrollan en esa calle, así que pensé “Que bacán sería hacerme un tatuaje acá, con los más secos” y después pensé “Yo igual podría tatuar, onda por qué no si siempre he dibujado y me sale bien” y bueno, así empezó.

 

¿Hace cuánto tiempo que eres tatuadora? Hace 2 años y medio que tomé una máquina por primera vez, y diría que hace dos años aprox es cuando me puse a hacerlo en serio.

 

¿Quién fue tu maestro? Cuando volvimos de allá (San Francisco) empecé a contarle a mis amigos que tenía ganas de ponerme a tatuar y justo una amiga se había tatuado recién acá en Chile y me dijo que si quería me podía presentar al tatuador y que tal vez él me podía enseñar. Conocí a este chico que se llama Cristián Jara (aka Cris Jacar) y él fue el que me apañó con la idea de tatuar, enseñándome sobre cuáles máquinas eran buenas y dándome un montón de tips. Estuve un tiempo yendo a su estudio a tatuar y a mirar cómo lo hacía él, para luego de eso lanzarme sola de nuevo, porque en verdad nadie tiene tiempo de enseñarle a alguien mucho rato. Después de eso arrendamos un taller con unos amigos y hasta ahí todavía era muy poco serio, hasta que conocí a Pablo Valdovinos (aka Nocturna) y con él fue que comencé a trabajar en el tatuaje de lleno.

 

¿Cuál fue tu primera máquina? Cris me enseñó un poco de máquinas, porque igual es algo más complejo de entender, no es como que de primera le saques todo el rollo a las máquinas. Él me aconsejó dónde comprarlas, y mi primera máquina fue una “Hermanos Alonso”. Esa máquina es una de línea, normal, y la verdad es que la usaba para todo, hacía la línea y luego cambiaba el grip por uno más fino y la aguja, para después hacer los puntitos (jajaja). Todavía la uso.

 

¿A quién o qué fue lo primero que tatuaste? Estaba yendo donde Cristian y en esa casa donde él trabajaba, estaban tatuando también tres chiquillos más, que eran el Diamante, el Luis Feliú y el Oco, entonces un día Cristian me dice ”Toma, raya este limón para que probemos” (practicaba mucho con limones en ese tiempo) así que él le hizo unas líneas con Sharpie a modo de guía y yo lo rayé con la máquina. Él vio el resultado y me dice “Ya estay, tatúa a alguien” y yo espantada onda le digo que no y no me pescó, fue a la otra pieza y le pregunta a los chiquillos que quién se quería tatuar y uno de ellos acepta y dibuja una muelita muy chiquitita para que se la tatuara. Así que le hice el stencil, se lo pegué y yo toda nerviosa y tiritona me lancé no más y se lo tatué, e incluso le hice después un outline rojo con puntitos. Los chiquillos me decían que había quedado mejor que los que ellos habían hecho por primera vez (jajaja). Lamentablemente después ese tatuaje se le borró, porque de tan asustada que estaba no metí bien la aguja (jajaja).

 

 

¿En qué estilo de tatuaje te especializas? Cuando estaba empezando a meterme en la onda del tatuaje, tenía interés en dos estilos que igual son súper opuestos, uno era el puntillismo todo negro y el otro era un neo tradicional como el que hace Emily Rose, súper femenino con hartas rosas y animales, pero al final me terminé enamorando más de lo primero, aparte que para empezar era más alcanzable hacer puntillismo y enfocarme en perfeccionar la línea que aplicar colores y barridos, etc. Después me quedó gustando mucho y pensé “Todo de negro no más”.

 

¿Quién es tu alter ego? Creo que al primero que vi fue a Ien Levin en términos de puntillismo y luego me empecé a meter más en el trabajo de Liam Sparkes, Maxime y Thomas Hooper que eran los que me gustaban más, me volvía loca su trabajo. Más adelante conocí a tantos que me gustan que no podría nombrarlos a todos, además siempre estoy mirando más y más artistas para tratar de estar actualizada de lo que está saliendo y así no quedarme atrás.

 

¿Qué crees que hace falta para que culturalmente este arte sea más valorado? No me siento tatuadora como tal, lo veo más por el sentido de que me gusta hacer dibujos y me gusta hacerlos en la piel. No conozco tantos tatuadores, tengo un par de amigos por ahí pero siento que estoy como en mi cuevita oculta un poco y por lo mismo creo que ya este año voy a empezar a ir a convenciones, así que tal vez empiece por la Expo Tattoo para presionarme más.

Por otro lado, hace falta que la gente esté dispuesta a pagar un buen tatuaje, pasa que por ir con alguien que cobra barato, después te piden que tapes o arregles su tatuaje porque no quedó bien, o se hacen láser, que es mucho mas caro que tatuarse.

En cuanto a clientes, lo que siento que falta es que muchos no hacen la pega de buscar bien, en el sentido de que si tú te quieres hacer algo específico, debes encontrar la técnica y al tatuador adecuado para que lo realice y por supuesto analizar los trabajos anteriores que tiene ese tatuador para tomar la decisión de tatuarte o no con él. No basta con decir que “está lindo” uno de sus tatuajes, sino que , por ejemplo, si te quieres hacer una sirena en estilo tradicional busca al tatuador que se dedique a ese estilo y que anteriormente haya hecho sirenas, minas o peces al menos para que puedas tener una idea de cómo podría quedar tu tatuaje y si es el tatuador indicado o no. A mí un montón de veces me ha pasado me piden tatuajes maorís porque linkean los negros y el puntillismo a eso, pero yo no hago maorí, podría hacerlo pero no es mi especialidad, entonces va a tomar mucho más tiempo el poder llegar a un resultado óptimo, mejor ir donde alguien que ame ese estilo y ya le tenga sacado el rollo para que le quede hermoso.

 
Book
 

 
Contacto:
mstattoo.no@gmail.com
 
Instagram: @miedoalvacio

 

Posts Relacionados

« »