Nocturna

Oct 17 • Tatuador de la Semana • 3146 Visitas

Tratando de incorporar al arte del tatuaje su propio imaginario, proveniente en gran parte de su amor por el animé, Pablo Valdovinos más conocido como “Nocturna” nos maravilla con su peculiar estilo de tatuaje mientras nos cuenta sobre sus inicios y cómo le gustaría que evolucionara este tradicional arte.

 

¿Qué te motivó a ser tatuador? Amigos más que nada, amigos que tatuaban y que me empezaron a motivar porque les gustaban mis dibujos y me decían que tenía potencial. Además de que siempre me han gustado los tatuajes y por ende siempre me he tatuado, pero no tenía mayor interés de aprender ni mucho menos, fue algo del destino.

 

¿Hace cuánto tiempo que eres tatuador? Llevo 5 años tatuando de forma seria en estudio y mi aprendizaje duró un año aparte.

 

¿Quién fue tu maestro? Unos amigos de Argentina me enseñaron lo básico del tatuaje, como armar la máquina, cómo se pegaba el calco entre otras cosas pero en realidad nunca tuve un tipo de formación como aprendiz o algo por el estilo. Fue todo autodidacta, aunque si tenía alguna duda le preguntaba a alguien.

 

¿Cuál fue tu primera máquina? Mi primera máquina me la regaló un tatuador francés que se llama Grolou y que vivió en Argentina, él fue parte del grupo de personas que me ayudaron a aprender a tatuar junto a su novia Flavia Paravisi. Ellos fueron mis vecinos en Argentina y me regalaron el equipamiento para comenzar.

 

¿A quién o qué fue lo primero que tatuaste? A la primera persona que tatué fue a mi ex polola y le hice un sagrado corazón, que yo creo que hasta el día de hoy lo debe odiar porque quedó horrible y en venganza, ella me tatuó un ”súper 8” (jajaja). Una por otra (jajaja).

 

 

¿En qué estilo de tatuaje te especializas? Más que un estilo determinado, me gusta tatuar cosas relacionadas con el animé, con cosas ñoñas. Cuando tengo que tatuar cosas demasiado serias siento que no lo disfruto tanto, por lo que prefiero temáticas más relajadas. Creo que eso se nota en mi trabajo, porque la mayoría de las cosas que hago son de ese estilo.

 

¿Quién es tu alter ego? Hay hartos tatuadores que son buenos, pero en general me inspiro más en otras cosas como gente que tiene que ver con la música, amigos que pintan, todos los dibujos animados que vi cuando chico. Esa es mi verdadera inspiración y pese a que me pueda gustar mucho el trabajo de un tatuador, evito el inspirarme en ellos porque es muy fácil copiarse o influirse demasiado en sus diseños y obras y eso es precisamente lo que trato de no hacer, por lo que busco referencias en otro tipo de cosas.

 

¿Qué quieres provocar entre tus clientes cuando terminas un tattoo? La verdad es que no busco mucho. Estudié diseño gráfico y trabajé durante un tiempo como tal y la mayoría de la veces que terminaba esas pegas era como “Ya… quedó más o menos”, “Ya… igual está bien… ”, “Ya… después te pagamos”, en cambio con el tatuaje es todo lo contrario. Cuando tatúas a alguien prácticamente siempre viene después un “Weón, gracias! Me gusta caleta, quedó bacán”, es una retribución de otro tipo, he incluso hace que me sienta súper incómodo de recibir la plata (jajaja). La satisfacción de la gente es mucho mayor tatuando que haciendo otras cosas y eso es impagable.

 

¿Qué crees que hace falta para que culturalmente este arte sea más valorado? Esta pregunta igual es súper complicada de responder porque creo que el tatuaje en general es algo muy tradicionalista, que valora mucho el rito, el tema de los aprendices, de los diseños más estipulados. Es totalmente distinto a otras disciplinas donde lo que más se valora es la originalidad ya que en el tatuaje está totalmente aceptado realizar tatuajes que ya existen y siento que tiene que ver precisamente con eso, con dejar de ver un tatuaje como lo que debe ser, sino que empezar a hacer cosas nuevas y creo que gracias a internet y otros medios las personas lo están empezando a entender un poco, pero creo que aún está muy marcada la fuerza del tatuaje en el sentido de que el tatuaje tiene que parece un tatuaje y para mí, no necesariamente un tatuaje tiene que parecer un tatuaje. Pero éste es un tema que va a cambiar inevitablemente y eso se va a ver en la misma gente que en vez de llegar con una referencia de internet para copiarla, va a querer jugar un poco más con su imaginario y el del propio tatuador probando hasta dónde puede llegar. Se trata de arriesgarse un poco más a hacer cosas diferentes.

 
Book
 

 
Contacto:
Estudio Pequeño Tokio / Chile
 
Instagram: @nocturnatattoo

 

Posts Relacionados

« »