Sofía Bruce

Ene 12 • Tatuador de la Semana • 1347 Visitas

Una mezcla envidiable entre fuerza y delicadeza es la que caracteriza a Sofía Bruce, tatuadora chilena que con un exquisito estilo de tatuaje botánico, demuestra el enorme aporte que hacen las mujeres en el tatuaje nacional. Con 5 años en el oficio de la tinta y un tremendo orgullo de ser tatuadora, a continuación nos cuenta sobre el valor del trabajo y lo afortunada que fue al ser incentiva y guiada por mujeres en un rubro liderado mayormente por hombres.

 

¿Qué te motivó a ser tatuadora? Empecé por una amiga que me ayudó. Ella se llama Renata y es una tatuadora argentina. Antes cuando era más chica había pensado en empezar a tatuar, pero era más chica, era otro mundo. Así que me empecé a tatuar como a las 18 años y comencé a conocer buenos tatuadores, pero aún así no me daba la “perso” para preguntar y no sé si lo hubiera hecho sola, sola o bueno quién sabe. De ahí, con la Renata me incentivé porque era como la figura femenina que apareció en el tatuaje y me dio confianza, me decía “Oye motívate, vas a aprender”. Un día me prestó sus máquinas y fuimos a su casa en donde me tatué la pierna. Fue ahí cuando dije “Ya, esto es lo mío, me gusta demasiado”. Ese mismo día empecé, con los buenos amigos que siempre están. Empecé a leer caleta, a revisar revistas de tatuaje que me recomendaron en ese momento. Por suerte igual cuando conoces buenos tatuadores y cachay más o menos el trabajo de alguien porque te gusta lo que hace, después inevitablemente se produce un feedback natural, entonces tuve la suerte de rodearme con buenos artistas desde el principio, los que siempre me dieron buenos consejos. Y así partió todo.

 

¿Hace cuánto tiempo que eres tatuadora? Llevo 5 años tatuando.

 

¿Cómo fue tu proceso de aprendizaje? Siempre es frustrante. Yo creo que hasta el día de hoy lo es para mí, aunque obviamente es distinto. Incluso para los tatuadores que llevan más tiempo debe ser igual. Como que al principio te frustras porque piensas que de verdad es imposible, como que nunca vas a poder lograr hacer una línea buena, a parte que uno ve los trabajos de los demás y quedas en shock, como que piensas “Pucha, yo no soy nada”, pero cuando empiezas a ponerle más trabajo y comienza a fluir un poco más tu tatuaje, ahí ya lo empiezas a pasar bacán. Esa es una sensación súper gratificante, de que quieres hacerlo bien y que lo vas a hacer bien.

Como pasa con todos los oficios, se trabaja y mejora sólo con el tiempo y la práctica constante, entonces sí o sí va a haber frustración siempre pero es la única forma de ir avanzando, porque de esa frustración va saliendo más trabajo y crecimiento, todo el rato hay que mantenerse aprendiendo para ser un mejor tatuador.

 
 

 

¿Cuál fue tu primera máquina? Tuve una de los Hermanos Alonso, que me regalaron y que todavía la tengo, es para líneas finas y es súper buena. Tuve unas americanas también pero no me gustaron mucho (jajaja) y ahora tengo hartas nacionales que son las que más me gustan, las Armando, las Gustavo.

 

¿A quién o qué fue lo primero que tatuaste? Ese primer tatuaje que hice, me lo hice a mí misma en la pierna. Eran unas flores a color y todo, pero ya no lo tengo, me lo tapé. Me lo tapé con un buen amigo, con el César, igual no era tan feo pero me pasó que cuando fui aprendiz, me puse a tomar esto muy en serio y sentí que al taparlo era un tipo de aclaración como que desde ese momento en adelante yo sólo tendría respeto hacia el tatuaje. Sólo quería hacerlo bien, como que así me lo tomé.

 

¿En qué estilo de tatuaje te especializas? Me dedico especialmente a tatuar naturaleza, hago caleta de naturaleza, me la piden harto también y me siento cómoda haciéndola. Es algo súper noble así que hacerla saca mi lado más dulce, eso es lo que más me gusta pero de todos modos me da lo mismo hacer otras cosas, puedo hacer de todo. Igual hago harto blanco y negro, pero me gustaría que la gente se atreviera a probar más con el color, aunque ahora está de moda el negro, igual es un clásico del tatuaje pero ojalá que se motivaran más con otras posibilidades.

 

¿Cómo ves al rubro del tatuaje en la actualidad? Es raro igual lo que ha pasado en nuestro país, porque en estos últimos 5 años fue el boom de varias cosas. Chile ha cambiado mucho y claro, una de las cosas que ha pasado es este cambio de percepción hacia el tatuaje, que quizás es lo que más notamos porque trabajamos en esto. Pero ha sido entretenido porque este cambio fue positivo. Yo me lo tomo así por lo menos, hay que ir adaptándose y pasándolo bien, agradezco un montón la oportunidad de hacer lo que hago, porque como que siento que cuando se me presentó esto y pasaron todas esas cosas que me llevaron hasta este punto, como que me sentí agradecida no más. Creo que hasta el día de hoy me pasa, como que todos los días me despierto y pienso en que no puedo creer que esté viviendo así. Pienso que lo que está pasando en el mercado actual en el que está Chile, hay que trabajar caleta pero como que a mí eso me da lo mismo, lo haría todo el día igual porque es lo que me hace feliz.

 

¿Qué ha significado para ti el ser mujer en el rubro del tatuaje? Creo que tuve suerte por haber sido aprendiz de una mujer. Estuve con la Bárbara Vergara y con ella aprendí caleta y el proceso fue mucho más dulce por el simple hecho de que ella es mina. Fue muy bacán poder trabajar con una mujer que fuera tan seria, porque yo igual prefería concentrarme en el tatuaje como tal y no en otras cosas, entonces claro al principio es fome porque demás que no te toman en serio y piensan que estás siendo “pinturita”, típico pensamiento machista, pero yo no estaba ni ahí, me daba lo mismo lo que pensaran y lo que dijeran. En buena sí (jajaja).

Yo estaba haciendo lo mío no más y lo bueno es que como no hablo con tanta gente, no tengo problemas con nadie así que nunca me sentí atacada por hombres o discriminada por ser una mujer tatuadora. Sí el resto de la gente lo menciona con curiosidad, pero nunca pasándome a llevar ni menos con faltas de respeto. Aunque siempre hay comentarios imbéciles de gente que ni siquiera te conoce y de los que te enteras igual, pero eso siempre va a pasar y no hay que pescar.

Ahora es bacán que seamos cada vez más mujeres en todo ámbito de cosas, especialmente en el rubro del tatuaje.

 
Book
 

 
Contacto:
Estudio Mantra Tattoo / Chile
 
sofiapbruce@gmail.com
 
Instagram: @sofiapbruce

 
 
Por Dana Riffo / Fotos Griz Zúñiga

Posts Relacionados

« »