Tatuajes de Henna: La Doble Cara del Tatuaje Temporal

Oct 21 • Tattoo • 3675 Visitas

Si me pagaran por cada ocasión en que me detengo a mirar los letreros de las ferias artesanales de verano, invitando a turistas y gente de todas las edades a realizarse tatuajes de henna, que garantizan ser indoloros, temporales y económicamente atractivos… bueno, creo que estaría de más decir que tendría el dinero suficiente como para vivir feliz y tranquilamente. No, pero hablando en serio, es algo tan típico que ocurre desde que tengo memoria; locales que nos ofrecen una alternativa viable que además de ser de bajo costo, nos evita el dolor y la perdurabilidad que conlleva realizarse un tatuaje tradicional. Para algunos, esta opción puede ser exactamente lo que están buscando, pero cuidado, que a veces lo aparentemente barato puede costar muy caro.

 

 

El tatuaje de Henna o Mehndi ha sido utilizado por innumerables pueblos ancestrales. Es una práctica que ha sobrevivido desde la edad de bronce hasta nuestros días, logrando un alcance mundial y reconocido en todas partes. Es empleado principalmente en bodas, festividades religiosas y rituales en países como India, Nepal o Pakistán, como una forma de arte que entrega protección y suerte a quien lo porta. La belleza estética que entrega resulta muy atractiva, se pueden realizar diseños florales o geométricos y su uso se ha ido popularizando de a poco, incluso en nuestro país. Sin embargo, el conocimiento masivo de esta técnica y su fácil aplicación ha generado como resultado un mal uso de los productos, causando problemas dermatológicos que pueden ir desde una pequeña alergia, hasta quemaduras o cicatrices antiestéticas y bastante dolorosas.

 

 

La henna es un tinte natural de color anaranjado que se produce moliendo las hojas de una planta que crece en ciudades de África e India. La tinta que se obtiene se utiliza para teñir telas, cabello y piel, dejando un característico tono rojizo, diferente del negro que conocemos popularmente. El pigmento negro se elabora mezclando el tinte natural de henna con algunos químicos que están prohibidos en muchos países o que definitivamente no deben aplicarse sobre la piel o el cabello. Esta henna adulterada es la que podemos hallar en locales o tiendas clandestinas que no poseen las normas adecuadas ni certificados de las instituciones de salud para su uso. Como resultado, es frecuente que nos encontremos con casos de personas que después de días o incluso semanas tras realizarse un tatuaje con este método, sufran de alergias graves que pueden causar: enrojecimiento, manchas oscuras, ronchas, piel escamosa, ampollas, ardor hasta cicatrices o quemaduras.

 

 

Este tipo de tatuaje temporal puede ser una buena opción para quienes no quieren arriesgarse a uno permanente, siempre y cuando sea de henna natural. Antes de tomar una decisión apresurada sobre todo si hablamos de tatuajes, sean temporales o no, deben tomar en cuenta todas las precauciones y los riesgos a los que nos enfrentamos. Aunque nos tome más tiempo del que esperamos, nunca está demás hacer las consultas pertinentes y tener buen ojo a la hora de escoger a quién y con qué nos tatúan temporal o permanentemente.

 
 
Por Bárbara Mondaca
 

Posts Relacionados

« »